Juanfran, entrenador de la SD Ponferradina, en la sala de prensa de El Arcángel. | golsur.com

 

Juanfran no dudó en resaltar la superioridad de su equipo a lo largo de los 180 minutos que duró la eliminatoria, “hemos sido muy superiores en todas las facetas. Es así, el fútbol no ha sido justo en esta eliminatoria”. Destacó la entrega y el compromiso de sus jugadores, quienes, según él, dieron todo en el campo y demostraron un nivel de juego que merecía mejor suerte.

Uno de los puntos más controvertidos de su discurso fue la crítica al penalti que, según él, no debió ser pitado, “creo que debe de ser el único penalti en la historia que lo pitan sin que el jugador caiga”, señalando que el contacto no fue suficiente para justificar la decisión arbitral. Esta jugada, en un partido cargado de tensión y de importancia crucial para ambos equipos, fue un factor determinante en el resultado final.

A pesar del resultado adverso, Juanfran elogió el valor y la dedicación de sus jugadores, “independientemente de que el árbitro ha marcado porque no se sabe, estos jugadores y este equipo han mostrado un nivel espectacular”. Se mostró orgulloso del esfuerzo de su plantilla, que, según él, se dejó el alma y el escudo en el campo, y lamentó profundamente que el fútbol no les haya premiado por su desempeño.

En cuanto a su futuro y el del equipo, Juanfran indicó que no era el momento de hablar de proyectos personales. Sin embargo, expresó su gratitud hacia la SD Ponferradina por las oportunidades brindadas en situaciones difíciles y manifestó su deseo de continuar trabajando con el mismo compromiso y ambición.

Las declaraciones de Juanfran reflejan la mezcla de orgullo y desilusión que siente tras la eliminación de la SD Ponferradina por el Córdoba CF. A pesar de la amargura por el desenlace, el entrenador subrayó la calidad y el espíritu de lucha de su equipo, dejando claro que, para él, fueron los verdaderos vencedores en términos de esfuerzo y juego. La injusticia percibida en el arbitraje y la contundencia con la que expresó sus sentimientos muestran a un entrenador apasionado y profundamente comprometido.