Adri Castellano en la rueda de prensa del último partido de Liga 2023-2024.

 

Después de toda la temporada marcada por la lesión y su posterior recuperación, el jugador cordobés volvió a sentir la emoción de completar su primer y último partido de esta campaña, sin contar los que le esperan en la promoción de ascenso. Su regreso, largamente esperado, no solo representa una satisfacción personal sino también un impulso para su equipo de cara al play-off. La temporada que acaba de finalizar ha sido muy complicada para él. Además de la lesión ha tenido momentos de desánimo que marcaron su día a día, “vivir la cara oscura del fútbol ha sido muy difícil”. Durante ese periodo, tuvo que lidiar con la frustración de no poder contribuir en el terreno de juego y el impacto emocional que ha tenido en su vida profesional.

A pesar de las dificultades, Adri nunca se rindió. Sabía que tenía dos opciones: dejarse vencer por las circunstancias -esta primera opción quedaba totalmente descartada- o luchar para volver más fuerte y eligió lo segundo, “he trabajado al máximo para poder disfrutar del fútbol de nuevo”. Su regreso al campo es el resultado de meses de trabajo duro y perseverancia.

Finalmente, el esfuerzo dio sus frutos. Casi un año después de su último partido completo, volvió a disputar los 90 minutos, “me he encontrado bastante bien y he podido aguantar el partido, aunque ha sido muy cansado”. Su sensación no solo es un alivio personal, sino también una inyección de ánimo para sus compañeros. El próximo reto para el lateral del conjunto califal y su equipo es enfrentarse a la Ponferradina, un rival conocido y respetado, “será un partido complicado. Conozco bien a la Ponferradina, estuve tres años allí y sé cómo aprieta la afición”, explicó. El equipo se prepara para un enfrentamiento difícil en un ambiente que promete ser intenso, pero también emocionante.

La clave del ansiado regreso ha sido su fortaleza mental. A pesar de las recaídas y los momentos de desilusión, ha sabido cambiar el chip y centrarse en su objetivo, “es importante estar preparado para esos momentos bajos y saber ir para adelante”. Su historia es un ejemplo de resiliencia y determinación. Con su vuelta a la competición, no solo ha demostrado su capacidad para superar la adversidad, sino que también ha renovado sus esperanzas y las de su equipo, “espero que podamos sacar un buen resultado y seguir adelante”.