El Deportivo Córdoba en uno de los primeros días de enero de 2022. | DC.

 

Este partido corresponde a la décima jornada de liga en Segunda división, que tuvo que ser aplazado a mediados de diciembre. La suspensión se debió a la aparición de un caso positivo por covid-19 en la plantilla del conjunto cordobés.

El equipo cordobés regresa a la competición tras el pertinente parón navideño, y con ganas, tal y como asegura el técnico Juanma Cubero, ya que “teníamos que retomar otra vez a nuestra actividad rutinaria; hemos recuperado efectivos. Tenemos muchas ganas de que llegue el domingo, sobre todo, pedirle a este nuevo año, que recuperemos a nuestra gente y tengamos a todas las jugadoras disponibles para competir en la segunda vuelta”.

 

En cuanto a los casos de covid que aparecieron en el vestuario califal, Cubero es consciente de que “ha afectado no sólo a nuestro club, sino también a la liga y al resto de la población; es un tema que está a la orden del día y no nos queda otra que seguir hacia adelante. Nuestro equipo ha sido responsable y apenas ha habido un par de casos, ambos fuera de la burbuja de la plantilla y entendemos que es algo casi inevitable. Lo importante es que todas están siendo conscientes y tomando precauciones para tratar de volver a la competición y estar todas disponibles”.

 

Respecto al partido en sí, el preparador deportivista se reafirma en que “como ya comenté en la previa del partido cuando estaba previsto inicialmente, estamos ante un rival con jugadoras que aportan a su primer equipo, por lo que podemos decir que estamos casi hablando de jugadoras de Primera división, jóvenes y con mucha proyección y que vendrán con la intención de seguir en lo más alto de la tabla y sumar los tres puntos. Por nuestra parte, no queda otra que seguir compitiendo y recuperar efectivos, sobre todo, recuperar sensaciones y volver a la dinámica que este equipo conlleva”.

 

En cualquier caso, Juanma Cubero reconoce que el citado aplazamiento no ha trastocado los planes invernales de su plantilla, ya que “la planificación que teníamos pensada antes de la suspensión del partido ante Roldán era la misma que finalmente hemos hecho, con una semana de vacaciones y luego entrenar antes de fin de año varios días y en esta semana de Reyes también. Teníamos previsto entrenar y tener así una semana de ventaja respecto a otros equipos; ha salido así, y ahora toca competir, y en ese sentido es verdad que podemos volver al campeonato con un poco más de rodaje respecto a rivales que quizá estén con más descanso”.