Sergio López en una prueba reciente. | Deza-Box77

 

El equipo cordobés se dirige hacia tierras gaditanas para afrontar la última cita del Campeonato de España de Superbikes que tendrá como escenario el circuito mundialista de Jerez – Ángel Nieto

Hasta allí se han desplazado todos los miembros del equipo para intentar acabar con buen sabor de boca este final de temporada. A los habituales del ESBK, se les unirá Sergio López, campeón del pasado año del andaluz de Supersport 300, que este año comenzó su andadura con la Kawasaki Ninja 600. Será su debut en Open 600 y el jiennense espera seguir progresando, como ha estado haciendo durante toda la temporada.

Guillem Erill compartirá parrilla pero en la categoría reina de la cilindrada, Supersport 600. El catalán llega a Andalucía con la idea de intentar reeditar su pódium de la primera cita. Aún pugna por entrar entre los cinco primeros del campeonato y lo dará todo para conseguirlo.

El ecijano Pepe Osuna, espera mejorar los tiempos de la primera cita. La evolución ha sido evidente y, de luchar por entrar en los puntos en las primeras citas, ha pasado a hacerlo por las victorias y pódiums. Como Guillem, pugna por meterse entre los cinco primeros y con la ilusión de correr en casa.

Antonio Torres ya luchó en el grupo de cabeza en la primera cita. Por un problema técnico no pudo ponerle la guinda al pastel en el debut con el equipo cordobés. Ahora, espera resarcirse y conseguir lo que lleva rozando toda la temporada, un pódium en la categoría absoluta, que ya ha disfrutado en la Ninja Spirit.

El tiempo promete poner las cosas difíciles a todos los equipos y pilotos ya que se prevé lluvia para el fin de semana. El sábado será tiempo de cronometrados que definirán la parrilla y por la tarde la primera carrera. El domingo será la segunda y última prueba de este apasionante ESBK.