La capitana Marixu Romero cumple diez temporada en el Deportivo Córdoba. | DC.

 

Marixu se muestra orgullosa por estos ya “diez años, una década ya con esta temporada que entra, así que contenta por seguir en este club y representar este escudo. Yo empecé viendo al equipo en Primera división en Vista Alegre con jugadoras como Sarita Moreno, Clàudia Pons o Ampi Moreno, y mira por dónde, al año siguiente fue la renuncia por problemas económicos y resulta que luego era yo la que estaba jugando en Vista Alegre, empezando desde abajo en la Andaluza y ahora ya en Segunda división intentando ascender a Primera; por tanto, muy feliz de seguir así en el equipo de mi ciudad, con mi escudo, y llevarlo por buena parte de España luchando por los máximos objetivos”.

 

Pese al paso de los años, la ‘9’ cajista asegura que seguiremos viendo a “la Marixu de siempre, la de todos los años, ya que voy a garantizar trabajo, compromiso y sacrificio. Será una temporada un poco más complicada también por temas laborales y de mi tesis, pero yo intentaré, como en cada uno de esos nueve años anteriores, dar lo mejor de mí en cada entrenamiento y en cada partido, y esperando que haya oportunidades y minutos. Así que, como digo: trabajo y compromiso, como he dado siempre”.

 

La jugadora cordobesa no olvida el desenlace del curso pasado frente a La Algaida, aunque considera que “creo que hay que hacer borrón y cuenta nueva; va a seguir doliendo porque veníamos de una dinámica muy buena con muchos puntos y ganando la liga, pero por el formato y todo el tema del covid, tuvimos ese mal partido, quizá por exceso de confianza, ya que habíamos jugado ante ellas dos veces antes y buscábamos ganar por tercera vez… eso ya es pasado, pero aun así, habría que analizar lo que pudo haber sucedido e intentar aprender de los errores para esta próxima temporada, que será muy exigente con la vuelta al formato de un grupo con catorce equipos, y seguiremos trabajando cada día, luchando y entrenando fuerte para conseguir los tres puntos en cada partido, que es lo que al final nos llevará a estar arriba en la tabla”.

 

A poco más de dos meses del inicio del nuevo campeonato, Marixu tiene claro dónde se debe poner el listón, ya que “desde hace dos o tres años el objetivo claro es pelear por el ascenso, pero ya estamos viendo que los equipos se refuerzan muy bien por estar en lo más alto. Trataremos de devolver el trabajo que hace la directiva cada año entrenando fuerte para después afrontar los partidos e ir sumando de tres en tres puntos para estar ahí; tendremos que estar preparados todos, desde las jugadoras hasta el delegado y el utillero para disputar esos encuentros importantes, sin confianzas, analizando bien al rival… y todo con una plantilla que, afortunadamente, estos últimos años está siendo más amplia gracias al esfuerzo que se ha estado haciendo, con incorporaciones en las que cada jugadora tiene sus puntos fuertes y los explota en cada entrenamiento y luego darlo todo en la pista, y todo para conseguir ese objetivo común, ya que en el fútbol sala hay que mirar por el colectivo”.