Miguel Valenzuela en la rueda de prensa de despedida. | golsur.com

 

Ha comenzado diciendo “cuando tu trabajo es lo que más te apasiona, al final uno paga las consecuencias. Actuar en la vida con coherencia no es fácil, en momentos puntuales es tremendamente complicado. Creo que lo que hago es un acto de coherencia, pero me duele profundamente porque vine con tanta ilusión y con tantas ganas. Vine para cinco años y a los dieciséis meses me tengo que marchar”. Recordó lo que dijo en sus primeras intervenciones al cordobesismo a través de la prensa “todo lo no que no sea ascender es un fracaso, porque tenemos la mejor plantilla de Segunda División B”. Añadió que, a tenor de “los resultados que se han dado lamentablemente en el primer equipo, lo único que puedo hacer, por coherencia, es pedir perdón, irme a mi casa y lamentarlo profundamente”. La entidad blanquiverde le ha apoyado y ayudado en todo lo que han necesitado para tratar de conseguir el objetivo “todo lo que ha estado en nuestras manos y más lo hemos intentado para que este proyecto saliera bien”.

Respondió a la primera pregunta, la cuestión está en que “los proyectos a medio plazo son proyectos en los que hay que creer en el equipo humano”. Como en todos los ámbitos de la vida se han cometido errores, pero aseguró que “ningún error nos ha tenido que penalizar tanto en cuanto a resultados de la primera plantilla”.

Llegó el momento de concretar sus apreciaciones, el sevillano dijo, sin señalar a ninguno de los jugadores del fracaso y haciendo un reparto proporcional a toda la plantilla “creo que el equipo no ha rendido al nivel que los propios jugadores han demostrado en sus etapas anteriores”. Eso sí, destacó a Alberto del Moral como un jugador “que ha rendido a un altísimo nivel”.

“Sería totalmente injusto calificar todo el trabajo que se ha hecho por los resultado del primer equipo”. Se reprochó así mismo, calificando como el mayor error que él ha tenido y que tuvo que manifestar públicamente y no lo hizo, es este “un club en caída libre en los últimos seis años, en el que  era una auténtica ruina económica, social y deportiva, hay un período de estabilización que puede durar unos dos o tres años  para que después haya un crecimiento lógico y sostenible”. La situación la comparó como una casa en ruinas “lamento decir que el Córdoba CF era ruina a todos los niveles”. Para que el proyecto hubiese tenido un recorrido más asentado, dijo que “lo primero es tirar la casa, limpiar el solar y empezar a construir. Creo que ese ha sido mi mayor error, no llegar ahora y decir que lamentablemente el Córdoba CF necesita un periodo de estabilización. Y a partir de ahí crecer, crear un estructura profesional con gente de alta gestión -como Adrián Fernández y Javier González Calvo- y fundamentalmente honrada y tarde o temprano los resultados llegarán. No lo dije y lo lamento    profundamente. Quizás vendimos demasiada ilusión y me dejé llevar por el corazón. Yo vi la pretemporada de nuestro equipo y el nivel de nuestros jugadores. Les comunicamos a cada uno de ellos que el nivel de exigencia iba a ser alto porque ellos iban a tener más medios que ningún equipo de Segunda División B, y así hicimos”.

Deja mucho trabajo y “una estructura de una magnífica cantera que dará sus resultados. Hemos focalizado nuestros esfuerzos en el filial y hemos pasado de ser el último a ser un equipo que podía haber ascendido perfectamente con jugadores de altísimo nivel” y añadió al respecto “no tengo que vender nada el día que me despido porque es una realidad. Los chavales del B han demostrado su nivel competitivo. El único patrimonio que tiene el Córdoba CF son esos chavales que el año pasado llegaron nuevos aquí. Por eso creo que este puto fútbol es tan injusto y no nos ha premiado tanto trabajo, tanto esfuerzo. Nos ha castigado de manera brutal, dolorosa y no quiero ser víctima de nada, esta es una decisión que yo tomo ¿Es normal que en el último 85 del último partido de liga estemos jugado por el play-off de ascenso y siete minutos después estemos fuera de todo y nos meta un gol el portero contrario?. Yo no he sentido nunca tanta frustración y tanto, ese día fue el más doloroso de mi vida deportiva.

Finalizaba la comparecencia de Miguel Valenzuela comentando “estáis en la mejores manos, no tenéis ni idea el trabajo que me cuesta dejar esto. Este acto de coherencia con mi forma de ser no está pagado porque yo daría mi vida con seguir con ello”. Agradeció a Adrián Fernández y Javier González Calvo el apoyo diario por su trabajo “yo nunca me he sentido tan respetado, nunca me he sentido tan apreciado y tan querido”. Lanzó un mensaje directo a la afición “el cordobesismo tiene que creer, tener paciencia y apoyar”. Igualmente tiró de orejas a esa misma afición exigente de la que no percibe “ese apoyo de verdad que necesita el Córdoba CF en estos momentos”.

Felicitó a la propiedad por hacer un proyecto coherente “la propiedad nos pidió que fuésemos coherentes, que este era un proyecto a cuatro o cinco años. Estamos haciendo un Córdoba CF sostenible”, en ese momento pidió que se le escuchase con atención “aquí ya no hay mangazos, aquí ya no hay no hay contratos altos, aquí ya no hay no hay hipoteca. Estos señores ya no lo han permitido, seguramente por mandato de los propietarios. Nosotros nos encontramos un club en la absoluta ruina económica, deportiva y social. Necesitan tiempo y mi tiempo aquí se ha acabado”.

Se despidió agradeciendo a la prensa de Córdoba por “vuestro respeto -lo hemos comentado cientos de veces- el trato ha sido exquisito y quiero que lo sepáis. Cuando han llegado los palos han sido más que merecidos y siempre bajo el respeto. La única falta de respeto que he sentido ha sido insinuar que yo gano mucho dinero aquí y lo he intentado dejar claro. Terminó dando las gracias a todo el personal de la entidad, a los consejeros Jesús Coca, Antonio palacios, Miguel Gómez y muy especialmente a David Ortega, Rafa Herrerías, Juanito, Raúl Cámara  y Rafa Sánchez.

En golsur.com les ofrecemos las declaraciones de Javier González , consejeros delegado, Adrián Fernández, consejero y Miguel Valenzuela, asesor técnico de la presidencia del Córdoba CF.