Lihuen Valcarcel, Juanma Cubero (entrenador), e Inma Sojo.

 

El entrenador del Deportivo Córdoba, Juanma Cubero, cree que sus jugadoras no merecieron tanto castigo tras la contundente derrota del pasado fin de semana, que rompía la racha de imbatibilidad del conjunto cordobés. “El de Alcantarilla fue un partido un poco extraño, donde el equipo no mereció tanto castigo, aunque como vengo diciendo durante toda la temporada estos partidos se van a decidir por pequeños detalles y hay que minimizar los errores. En términos generales el equipo estuvo bien, llegando casi a conseguir el empate tras el 1-0 e incluso tuvimos ocasiones para ponernos por delante. Sin embargo, en la segunda parte a partir del 2-1 el equipo pegó un bajón y no supimos recuperarnos”.

Cubero cree que este partido puede servir de aviso para el playoff, ya que la competición está siendo muy igualada y cualquier equipo puede poner a su rival en aprietos. “Los resultados están dejando claro que todo está muy igualado y que cualquier equipo te puede vencer o darte un susto. Tras la victoria frente a La Algaida teníamos un margen de error que nosotros queríamos refrendar frente al Alcantarilla, pero bueno, no pudo ser. Ahora sabemos que no tenemos margen de error y hay que seguir trabajando para intentar conseguir la primera plaza”.

Por ello, para subsanar los errores del pasado fin de semana, los entrenamientos del conjunto cajista están siendo muy intensos en vista de lo mucho que se juegan en estos últimos encuentros. “Esta semana se han intentado corregir los errores del partido anterior y tener concienciadas a todas las jugadoras para no volver a cometerlos. Hay que hacer las cosas bien y mantener la concentración durante todo el partido e intentar sacar los tres puntos de esta jornada aplazada, ya que son muy importantes para enfocar la última jornada con todas las opciones del mundo”, confiesa el entrenador cordobés.

Sobre su rival del próximo fin de semana, el Torreblanca B, Juanma Cubero destaca que es un equipo joven, y que jugará sin presión al verse ya con sus objetivos cumplidos. “El partido del próximo sábado es un partido importantísimo, una final y más aún sabiendo lo que nos costó ganarles en casa. El Melilla es un equipo que dio mucha guerra, un equipo joven y sin presión, que ha cumplido su objetivo y que puede hacernos daño en cualquier momento”.