golsur.com
Las jugadoras del Deportivo Córdoba entran a la pista antes del comienzo del partido.

 

El técnico cajista, Juanma Cubero, reconoce sentirse con ganas de volver a la rutina, ya que “ya echábamos de menos los entrenamientos, la competición, los partidos… así que estamos deseando que llegue el domingo, pues afrontamos este nuevo año con mucha ilusión en lo deportivo, esperando también que en la salud la cosa siga igual; a nivel competitivo trataremos de seguir en una buena dinámica, poder acceder a la siguiente ronda y disputar la segunda fase con todas las opciones”.

 

Pese a las dos semanas de paréntesis liguero, el preparador deportivista confirma que “ha sido solamente una semana de descanso la que hemos tenido, ya que a partir del día 2 de enero ya nos volvimos a juntar todos, aunque incluso justo antes de final de año tuvimos otro par de sesiones, y bueno, no ha habido mucho descanso, lo cual ha sido muy sacrificado para todo el mundo, pero es lo que nos toca sabiendo que el día 10 tenemos de nuevo competición y pretendemos no llegar a la liga de nuevas ni sufrir imprevistos que nos cuesten puntos en esta primera fase del campeonato”.

 

Sobre la cita ante el Hércules, Cubero se muestra prudente a pesar de la diferencia en la tabla entre ambos equipos, asegurando que afrontamos el choque “siempre con cierta incertidumbre por lo que supone el regreso a la competición, al haber perdido un poco el hábitat natural y el buen ritmo que llevábamos antes de pararse la liga en diciembre. Nos consta que nuestro rival ha tratado de reforzarse para intentar mantener la categoría, y por nuestra parte seguiremos con nuestro trabajo, procurando mantener nuestra identidad, siempre con mucho respeto y humildad para hacer un buen partido; del rival siempre nos esperamos lo mejor y confío en que así sea y veamos un buen espectáculo”.

 

La gran novedad para este encuentro no se verá en la pista, sino en la grada, donde varios meses después se va a permitir la asistencia de aficionados cajistas, un aspecto que el entrenador cordobés califica como “muy positivo. El que haya afición en los campos y en los pabellones es muy positivo para todos porque estamos hablando de un entorno en el que estamos jugando competición como si fueran entrenamientos, sin público, con poca gente en los alrededores… así que sí sería una buena noticia comenzar el año con cierto apoyo, no ya sólo ahora como locales, sino también notar como visitantes el aliento de las aficiones, que yo creo que también es la salsa del fútbol sala. A priori nosotros esta semana podríamos meter a doscientas personas, que es el tope que nos marcan, y esperamos que a última hora no haya noticias nuevas y que podamos seguir adelante con este número de aficionados”.