golsur.com
Juanma Cubero en uno de los partidos de la presente temporada en Vista Alegre. | DC.

 

La actividad no cesa para el Deportivo Córdoba, este sábado a partir de las 18:30 en el pabellón IDU Menéndez Pidal vuelve a ponerse el traje de faena para medirse con otro de los ‘gallitos’ del subgrupo 3B de Segunda división, el Guadalcacín, que por segundo año consecutivo tratará de regresar a la élite del fútbol sala femenino.

El conjunto deportivista llega en plenitud de moral tras la victoria del martes, tal y como reconoce su técnico Juanma Cubero, que asegura que “el equipo tenía esa espinita del domingo anterior en que sufrió la derrota (5-4 ante la UD La Cruz), que se nos fue un poco en el comienzo del partido, y este triunfo nos ha venido muy bien en todos los aspectos, tanto anímicamente, por la clasificación aún más, y por supuesto por el rival, que el Torcal para mí es un equipo muy joven, pero con una calidad tremenda, y ya les felicité a la conclusión del encuentro”.

 

Uno de los aspectos a destacar de lo acontecido ante las malagueñas fue el haber conseguido mantener la portería imbatida, un factor que el entrenador califal cree que “a nivel estadístico sí que es un punto a favor nuestro, y sobre todo, remarcado durante la semana y también en el vestuario antes del partido, donde comentamos que el encuentro se podría ganar en la defensa. Pero además, también destacaría la concentración que conlleva y que nos tenía que durar los 40 minutos, que con 38 no nos habría servido para llevarnos la victoria, y eso es lo que hizo el equipo: no bajar los brazos en ningún momento y mantener la misma intensidad de principio a fin; pudimos encontrar el premio a última hora, y viendo el trabajo que hicimos, puede resultarme justo”.

 

Como no podía ser de otra manera, el pasado partido alteró los planes habituales en el club cordobés, porque como aclara Juanma Cubero, “al ser una semana especial, con el festivo donde recuperamos el partido aplazado frente al Torcal, para nuestra preparación podemos decir que equivalía a dos sesiones de entrenamiento. Por tanto, solamente hemos tenido sesión el jueves con toda la plantilla; ha ido bien, sin contratiempos, y sobre todo, recuperando a las jugadoras, no ya anímicamente -que se recuperaron sin problema-, sino físicamente, que tras los dos encuentros de domingos y martes venía un poco más difícil la semana, y ya pensando en el choque del sábado, el tercero de esta tacada, también clave para la liga”.

 

Sobre el Guadalcacín, el preparador del Deportivo Córdoba lo define como “un equipo que ha vuelto a sufrir otra remodelación en su plantilla, y poco a poco se están adaptando a la categoría, y obviamente será un rival difícil de batir; y aunque esté digamos en un segundo escalón en la clasificación, como gane aquí el sábado nos alcanzaría y se pondría a la altura de los primeros de la tabla. Confío en que nosotros sepamos jugar como estamos jugando, con un ritmo alto, que es donde quizá las jerezanas puedan acusarlo un poco más, ya que creo que tienen una plantilla algo más corta”.

 

La principal novedad en esta cita será el escenario, el IDU Menéndez Pidal, un cambio al que Cubero no le da gran importancia, ya que “aunque es una pista nueva para los dos equipos, no nos suponga un hándicap. Es verdad que la pasada temporada teníamos una sesión semanal de entrenamiento en esas instalaciones, y también disputamos algún que otro partido, así que no creo que sea un obstáculo para competir y poder ser nosotras mismas. Es una pista distinta a Vista Alegre, pero no vamos a fijarnos en eso para este encuentro”.