golsur.com
Pablo Alfaro, nuevo entrenador del Córdoba CF.

 

El consejo de administración se ha decidido por un entrenador con temperamento y con más de una década en los banquillos. Se supone que su experiencia en Primera División como jugador le habrá servido para llevar hasta el play-off de ascenso al Leganés, Mirandés e Ibiza, aunque no tuvo mucha suerte en los banquillos del Recreativo de Huelva, SD Huesca o Marbella FC.

Era urgente la contratación de un nuevo director de orquesta que dirija a unos músicos que llevan cuatro conciertos desafinando y, sobre todo, los dos últimos. La batuta de Pablo Alfaro será la que marque el ritmo a una plantilla que no ha dado ni miedo a sus rivales. Sus números ofrecen cierta confianza para enmendar la plana en Córdoba.

Pablo Alfaro Armengot (Zaragoza, 26 de abril de 1969) comenzó su andadura en los banquillos en el Pontevedra CF (Segunda División B) en 2009, con el que llegó a disputar el play-off de ascenso. Dada su buena campaña, el Recreativo de Huelva, se hizo con sus servicios, solo duró ocho jornadas de las que no llegó a conseguir ni un solo punto. Mejor suerte corrió en el CD Leganés, llegando a promocionar para el ascenso a Segunda. Del sur de Madrid pasó a la SD Huesca, donde tampoco le acompañó la fortuna, fue cesado tras disputar cinco encuentros en los que sumó cuatro puntos. En la siguiente temporada firma por el Marbella, su paso por la localidad malagueña fue igualmente corto, de diciembre de 2014 a marzo de 2015. El descanso forzoso en los banquillos le dura dos años. Transcurrido ese tiempo se compromete con el CD Mirandés, último clasificado de la categoría con 29 puntos de 31 partidos jugados, cuando el descenso era ya irremediable. En la siguiente temporada con el CD Mirandés en Segunda B Grupo II le hizo campeón, pero no pudo rematar la faena al no superar el play-off. Finalmente, firmó por el CD Ibiza. En la primera campaña le situó sexto clasificado y en la segunda quedó en la segunda plaza que le dio opción a jugar el play-off, siendo eliminado por el UE Cornellá. Terminó su relación con el conjunto ibicenco a finales de julio del presente año. Al nuevo míster se le ha vinculado más de una vez con el banquillo del Sevilla Atlético y nunca ha escondido su sentimiento sevillista.

El maño llega a Córdoba con las ideas claras de lo que hay que hacer. El doctor Alfaro es un tipo duro, controlador, no deja nada al azar y puede ser el líder que necesita el Córdoba CF para el ascenso en esta temporada.