golsur.com
La malagueña Malena Guerisoli en un lanzamiento. | Adesal.

 

El equipo adiestrado por Rafael Moreno busca sus primeros puntos en la competición regular después de conseguir la primera victoria oficial en el partido de Copa de la Reina ante el Oviedo.

Malena Guerisoli considera que, tras el paréntesis de este fin de semana con motivo de la celebración de la Supercopa, el equipo ha tomado nuevos bríos para afrontar el cierre de la primera vuelta de la Liga en su fase regular. La central malagueña apunta que “el parón era necesario física y mentalmente: nos ha servido bien la desconexión para hacer un buen entrenamiento y pensar en el siguiente partido”.

 

Adesal volverá a su pista tras la dolorosa derrota ante el Morvedre, un rival directo en la lucha por la permanencia. La central reconoce que “fue dura para mí y para todo el equipo, porque veníamos de un partido complicado en Gran Canaria y no se dio como queríamos”. Además, no oculta que “estábamos ansiosas por esos dos puntos, pero tenemos que sacar el lado positivo que fue rehacernos en Oviedo para conseguir una victoria que necesitábamos”.

 

El siguiente encuentro será ante el Porriño. Y Guerisoli tiene claro que “espero lo que en todos los partidos: que sepamos competir, que demos la cara y que luchemos hasta el final para hacernos con los dos puntos en juego”.

 

La malagueña afrona su primera temporada en la Liga Guerreras Iberdrola y señala que “jugar en la máxima categoría era un sueño”. Por ello, desvela que “en todos los partidos salgo con ilusión y el equipo me lo está poniendo fácil”, aunque apunta que “se nota el cambio”. Y la central reparte agradecimientos entre sus compañeras, porque “me están ayudando a que pueda hacer más como jugadora y como persona”.