Imagen del partido disputado esta noche entre el Oviedo BF y el Adesal.

 

El Adesal ya sabe lo que es ganar en la temporada 20-21. Tras los sinsabores encadenados en la Liga Guerreras Iberdrola, el equipo entrenado por Rafael Moreno consiguió estrenar su particular casillero en partidos oficiales en la Copa de la Reina. Superó, no sin apuros, a un orgulloso Oviedo, que trató de discutirle la eliminatoria a partido único hasta el último minuto, si bien pagó muy caro su mal arranque de la segunda mitad. Aunque en clave cordobesa se podría entender como fueron unos minutos brillantes y demoledores por igual.

La primera parte dejó a las claras que la cita no iba a ser fácil para el Adesal, que se medía con uno de los históricos “gallos” de la División de Honor Plata. El Oviedo, avalado por su buen arranque liguero, estaba dispuesto a plantearle batalla a las de La Fuensanta desde el principio. Y se comprobó con marcadores estrechos, aunque casi siempre la iniciativa le correspondió al Adesal en el marcador. Su primera línea, liderada por Agus López, facturó la mayor parte de los goles de la primera mitad y a eso se unían algunas intervenciones de mérito de Amanda Valero. De hecho, el equipo entrenado por Rafael Moreno disfrutó de un “break” cuando se escapó de tres goles en el marcador (5-8), incluso, parecía que había sabido escapar con éxito de la fase en la que Andrea Roda vio casi de manera consecutiva dos exclusiones.

Aunque esa coyuntura condicionó el planteamiento de Rafael Moreno, que tuvo que cambiar la defensa 3-2-1, que sí le estaba dando réditos en esta ocasión. El Oviedo supo remontar hasta el punto de que tomó una ligera ventaja 10-9. Sin embargo, en los últimos minutos de la primera parte firmaron unas tablas que dejaban a las claras la igualdad entre ambos contendientes durante esa fase. Sin embargo, al comienzo de la segunda mitad se percibieron las diferencias de verdad. Alba González hacía mejor el trabajo de la defensa y el ataque tuvo una fase de acierto con Agus López y Andrea Roda como grandes protagonistas en el despegue. Del 11-11 se pasó al 11-14 y pocos minutos después el marcador registraba un 15-21 que parecía definitivo.

Rafael Moreno decidió repartir minutos entre sus jugadoras, pero esa fase no terminó de concretar el partido. El Oviedo, con perseverancia, no abandonó en ningún momento el sueño copero y se le atragantó al Adesal. Rafael Moreno se percató de la coyuntura y solicitó tiempo muerto a falta de once minutos para el final, aunque la dinámica del partido no varió.

El Adesal necesitó de los goles de una colosal Agus López para sentenciar, firmar el pase de ronda para experimentar la sensación de la victoria y, sobre todo, para evadirse del “palo” del Morvedre. Ante el Porriño volverá esa realidad, si bien el equipo de La Fuensanta ya sabe lo que es ganar en la temporada 20-21.

Oviedo BF 23-26 Deportivo Adesal

Oviedo: Suárez; Fernández (7), Parapar, Rojo (6), Carvajal (2), García-Calvo (4) y Cortina (1) -siete inicial-, Sánchez, Gutiérrez (1), Rodríguez (2), Martín, Álvarez, Tata, Julia y Brenda.

Adesal: Alba González, Camila Bonazzola (1), Andrea Roda (4), Gleinys Reyes (1), Agus López (13), Malena Guerisoli (2) y Lucía Vacas (4) -siete inicial-, Alba González, Ángela Ruiz, Arabia Peña, Maura Álvarez, Fany Monos (1), Irene García y Aroa Montoro.

Árbitros: Hoz y Riloba (Cantabria). Excluyeron a Cortina, Parapar, Martín y al entrenador Manuel Díaz, por el bando local, y a Andrea Roda (2), Gleinys Reyes (2) y Ángela Ruiz, por el equipo visitante.

Parciales: 1-1, 3-4, 5-7, 6-8, 10-10, 11-11 (descanso), 11-14, 13-17, 15-21, 18-21, 21-24 y 23-26.

Estas es la valoración de Rafael Moreno, entrenador del Adesal, de la victoria de su equipo en Oviedo.

 

Esto es lo que declaró, al término del partido, la jugadora Agus López que consiguió hacer trece dianas.