Guillem Erill, en la parrilla de salida, junto a su equipo técnico. | Box77.

 

El piloto Ángel Heredia ha realizado un excelente debut en el Mundial de Superbikes con su Kawasaki Ninja 400. En casi todos los entrenos ha finalizado en puestos delanteros. Cuarto en el primero y segundo en lluvia en su grupo, pasando a clasificar séptimo en parrilla. Ya era un éxito clasificarse con más de 60 pilotos en la prueba, el equipo estaba bastante contento con la actuación de Ángel. El sábado, justo antes de la carrera, cayó una gran tormenta sobre el asfalto que hizo que la prueba se disputase con el piso mojado. El piloto del equipo cordobés, Ángel Heredia, tuvo una caída sin consecuencias físicas, después de realizar una excelente salida, una pena porque sobre la pista con agua fue uno de los más rápidos. En la segunda carrera, terminó en la decimocuarta plaza a dos segundos del ganador, en la que siempre rodó, junto a otros pilotos, en cabeza de carrera. Este grupo tuvo varios intentos de fuga, pero todos llegaron juntos al final de la prueba.

Ya tenía ganar de correr en casa con su Kawasaki Ninja 600, el catalán Guillem Erill ha tenido un debut complicado con varios problemas electrónicos que agravaron el buen funcionamiento de su máquina. El equipo técnico cambió la centralita y la instalación para adecuar su Kawasaki a la reglamentación del mundial, pero los problemas en la puesta a punto le hicieron perder muchas vueltas en los entrenamientos. Con tantos problemas se clasificó en vigesimotercera plaza saliendo con muchas ganas y dispuesto a avanzar posiciones en la carrera. Se unió al grupo que podía optar a los puntos, y tras un fallo electrónico le hizo abandonar la carrera. En la segunda, probó suerte con todo más controlado, pero una estrepitosa caída en la misma recta casi lo deja fuera de carrera. Con todo lo expuesto, perdió mucho tiempo y no pudo rodar con el conjunto de pilotos con los que podía sumar puntos.

El joven Nano Calahorro disputaba el andaluz de minivelocidad, que a punto estuvo de pisar el pódium. Cambió la actitud en su actuación, consiguiendo merecidamente dos cuartas plazas.