Javier Ollero en la rueda de prensa de su despedida. Foto: AX

 

Las despedidas siempre son difíciles, sobre todo cuando quien se marcha lo hace de corazón sin querer, pero obligado por su mente. Esa decisión puede marcar el futuro personal y profesional de la persona en cuestión. Por esa complicada situación acaba de pasar Javier Ollero que deja de ser coordinador de bases, miembro del staff del primer equipo y jugador del filial. Se marcha a su tierra, a su casa, a Moguer, localidad de donde es Javi donde comenzará un nuevo proyecto.

Esta ha sido una de las despedidas más difíciles del club de Puente Genil. Javi ha sido una pieza importante en el organigrama, entusiasmando a los jóvenes para hacer el trabajo más fácil desde las bases y escuelas deportivas del AX Puente Genil.

Javi Ollero se ha despedido agradeciendo “a este pueblo, al club, a los entrenadores, a los papás y mamás de los niños de nuestras bases y a todas las personas que me han ayudado en este trabajo día a día. He sido un privilegiado porque todos me han ayudado en mi carrera y necesito daros las gracias por todo lo que me habéis dado”. El presidente, Mariano Jiménez, y los componentes del equipo Asobal han estado en la rueda de prensa de despedida, donde el máximo dirigente de la entidad le agradeció su esfuerzo y comentó “desde el club solo tenemos palabras de agradecimiento hacia Javi Ollero, a quien deseamos toda la suerte en este nuevo reto profesional y profesional que esperamos que le traiga muchos éxitos”.