Angel Heredia (primero por la derecha), en el podium de Montmeló al llegar en la 3ª plaza de la prueba. Foto: BOX77

Lo peor ha sido la alta temperatura la que han tenido que soportar durante todos estos días. Los primeros entrenamientos libres comenzaron el jueves para familiarizarse con el circuito y poner a punto sus máquinas. Los técnicos trabajaron a destajo con los motores para dejarlos ajustados para los cronometrados del sábado y las pruebas del domingo.

El conjunto Deza-Ismabon ha conseguido puntuar en las pruebas celebradas en Barcelona.El escenario era el circuito de Montmeló, recorrido mundialista donde los representantes del equipo cordobés han competido con entusiasmo.

El corredor Guillem Erill se quería lucir en casa, terminó en la sexta plaza en la categoría Supersport 600. El catalán expuso tanto porque tenía ganas de ganar, realizando una buena salida, pero en una de las primeras curvas cayó al suelo. La carrera fue muy competida por todos los pilotos, instantes después tuvo que salir desde el pit lane en última posición por otro incidente al sacar bandera roja. Como decimos, Erill puso mucho de su parte, y con su máquina al no estar en perfectas condiciones, por la caída, hizo un soberbio trabajo. Felicitar a sus mecánicos por realizar la reparación en tiempo record y gracias a su equipo, Erill, pudo remontar hasta llegar a la meta en la 14ª posición, consiguiendo dos puntos. El momento de la verdad llegó el domingo en la prueba final. Se conformó con la 8ª plaza después de defenderla y yendo, en todo momento, a rebufo del 7º. Pudo ser mejor, pero hay que conformarse con esa clasificación, a tenor de los problemas de su moto en días anteriores.
Al final de la prueba Guillem Erill hizo estas declaraciones.

 

Lo mejor de la actuación de Fran Alonso fueron los dos puntos que cosechó el domingo al llegar en la 14ª plaza. Alonso quiso sacar más rentabilidad a la prueba y expuso, quizás, en demasía. El sábado tuvo una salida de pista, pero sin consecuencias, llegó en el 12º lugar.
Estas fueron las declaraciones de Fran Alonso.

 

El mejor fue Ángel Heredia que hizo un trabajo equilibrado. Supo adaptarse a la situación en todo momento de las pruebas, su entrenamiento hacía presagiar que no venía de visita y que pelearía hasta conseguir llegar al pódium, llegado el sexto entre los 8 pilotos que pelearon por la victoria. Heredia avisa que es un candidato serio al título, en la tercera prueba logró subir al cajón al pasar la línea de meta en 3ª posición. Volvió a demostrar su valía, en la segunda, dejando claro que lucharía por conseguir la victoria. Le hizo perder algunas posiciones al rozarse con otro piloto en una de las rectas de Montmeló y un golpe en una curva, minutos después, dio con su máquina y su cuerpo en la pista, alejándolo de los primeros puestos de la clasificación.

Balance positivo en su visita a la ciudad condal, donde los pilotos del equipo cordobés han demostrado su valía. Lo bueno es que han puntuado y continúan con las aspiraciones intactas de seguir compitiendo entre los mejores. El mes de agosto será de descanso, preparación, entrenamientos y puesta a punto de las máquinas para las siguientes pruebas que se disputarán en Valencia y Jerez, pero eso será en septiembre.