El Deportivo Córdoba ha alcanzado un acuerdo para la próxima temporada con la jugadora jiennense Cecilia Moreno ‘Ceci’, que en las cuatro últimas temporadas defendió la portería del Almagro FS, todas ellas también en Segunda división, la última de ellas quedando a las puertas del ascenso a la máxima categoría después de caer en la eliminatoria final.

Ceci reconoce que se le presenta “un reto muy ilusionante, que se junta con las ganas que tenía de acercarme de nuevo a mi tierra y poder vivir aquí una categoría tan exigente como la Segunda división, y tener otro entorno, estar cerca de casa. Tengo que cambiar el chip tras haber vivido una etapa muy importante, tanto en lo personal como en lo deportivo en Almagro, que me acogió cuando era todavía una niña y creo que me despido ya más reconstruida después de estos cuatro años”.

La joven guardameta nacida en 1998 considera que “me he ido puliendo con los años, sobre todo de manera específica en mi paso por el Almagro, donde había gente que ha trabajado muy bien conmigo. Me defino como una portera valiente, buena en el uno contra uno y diría que con bastante nervio, ya que si tengo que tirar a puerta, tiro, si tengo que sacar el balón jugado con los pies, lo hago encantada, y también me gusta hablar y mantener la comunicación con el equipo. Son valores que me han enseñado y que intento transmitir cuando juego, y eso creo que ayuda a enviar un mensaje de seguridad y confianza”.

A la ilusión de Ceci por iniciar esta nueva aventura se unen “las ganas de recuperar la normalidad competitiva tras todo el parón por el coronavirus; es verdad que este pasado mes estuve entrenando, aunque en los inicios me sentía un poco rara después de tanto tiempo sin pisar una pista. De todos modos, yo pensaba que me costaría más recuperar de nuevo el hábito, pero en unas cuantas sesiones sumadas a las ganas de que todo vaya rodado y las cosas sigan su transcurso hacían el resto”.

La nueva meta deportivista asegura que “yo he jugado ya en Vista Alegre y reconozco que el entorno es envidiable, con un pabellón que es una pasada. Desde que estoy ligada al fútbol sala, el Deportivo Córdoba siempre ha sido un referente tanto a nivel andaluz como incluso nacional, y yo en estos años de atrás escuchaba todo eso, que había sido dos veces campeón de Liga, que contaba con jugadoras que hoy día siguen compitiendo al máximo nivel, y sinceramente no me llegaba a imaginar el formar parte de la plantilla de un club así, lo que hace que este reto sea bastante ilusionante”.

En cuanto a sus nuevas compañeras, Ceci confiesa que “lo que conozco de ellas a nivel personal es poco, pero tampoco tengo inconveniente en empezar desde cero en un sitio nuevo. Quizá con la que he tenido un trato más cercano es con Marixu, la capitana y la que tira del carro, y también conozco a otras veteranas como Celi y Lau, que de enfrentarte con ellas las acabas conociendo aunque no hayas compartido ninguna conversación, pero son emblemas de ese vestuario y eso todo el mundo lo sabe. Y del resto, pues también con muchas ganas de conocerlas y empezar a trabajar cuanto antes”.

En el historial reciente de Ceci figuran dos play-offs de ascenso con el Almagro en 2017/18 -frente al Amarelle coruñés- y en este 2019/20 -ante el Preconte Telde- que se saldaron con sendas derrotas, lo cual motiva a la propia portera a pensar que “a la tercera irá la vencida; sería el sueño de cualquier jugadora, el poder ascender con un equipo a la élite. En otros equipos quizá el objetivo pueda ser una permanencia o mantenerse en mitad de tabla, pero la posibilidad de juntarnos un grupo de compañeras y lograr un ascenso a la máxima categoría sería un sueño donde se recompensaría el trabajo de toda una temporada, aunque para ello influyen muchos factores, desde el trabajo hasta la suerte. Yo vengo con la intención de competir lo mejor posible contra todos los equipos y, haciéndolo bien, creo que el play-offs llegará”.

No es Ceci la única integrante de la familia Moreno vinculada al deporte, pasión que comparte con su hermano Fran, futbolista del Quintanar del Rey que se quedó a las puertas del ascenso a Segunda B en fútbol, una coincidencia que la portera justifica porque “tus gustos y tus preferencias dependen también del entorno en el que te muevas. Mis padres han estado muy vinculados al Jaén FS, mientras que mi hermano también sigue ahí luchando por su sueño aunque en otra disciplina; este año ha tenido mala suerte, aunque le ha ido bastante bien e incluso en el play-offs marcó. Y ahí estamos los dos, haciendo lo que nos gusta”.