Maura Álvarez durante un partido de la pasada temporada. Foto: Marga Tarascón

El Adesal, equipo recién ascendido a la máxima categoría del balonmano femenino nacional, ha anunciado la renovación de dos de sus jugadoras de la pasada campaña: Asun Batista, que consolida el pivote de las de La Fuensanta, y la chilena Maura Álvarez.

La malagueña Asun Bautista, máximo exponente en la modalidad de playa, regresa a la Liga Guerreras Iberdrola. La dirección deportiva del Adesal ha llegado a un acuerdo con la pivote para que forme parte de la plantilla que la próxima temporada disputará la Liga Guerreras Iberdrola. Nacida el 26 de septiembre de 1993, Batista cuenta con una amplia experiencia en la máxima categoría tanto en España con equipos como el Gijón o el Castellón, así como en Islandia defendiendo los intereses del IBV. Previamente, completó su etapa formativa en Málaga y también formó parte del Caserío de Ciudad Real. Además, es reconocida a nivel nacional como una de las mejores jugadoras en la modalidad de playa.

Batista afrontará su segunda temporada en las filas del Adesal, adonde llegó para aportar su calidad en los seis metros y contribuir al ascenso de categoría. La malagueña, de cara al nuevo reto en la Liga Guerreras Iberdrola, desea “disfrutar de la temporada en la División de Honor y crecer como equipo, porque podemos hacer cosas chulas si tenemos disciplina y concentración”.

La pivote espera que “podamos conseguir la permanencia y que no se nos haga demasiado duro”, ya que “el formato puede ayudar, en parte, a los equipos que están recién ascendidos, como es nuestro caso”. Además, recalca que “los parones que tendremos también pueden ayudarnos a la preparación”.

Batista, quien compartirá posición con Andrea Roda, analiza la categoría y entiende que “hay equipos fuertes con jugadoras muy top, aunque también hay otras que se marcharon de España por diferentes motivos y con ellas tendríamos una Liga aún más potente”.

Por otro lado, la internacional chilena Maura Álvarez da continuidad a la vinculación iniciada con el Adesal la pasada temporada. La dirección deportiva del Adesal ha llegado a un acuerdo con la lateral izquierda Maura Álvarez para que forme parte de la plantilla que la próxima temporada disputará la Liga Guerreras Iberdrola.

Nacida el 13 de noviembre de 1993, Álvarez dará continuidad a su vinculación con el Adesal iniciada el pasado verano. Con anterioridad, la internacional chilena estuvo en las filas del Alcobendas tras formarse en su país, donde desde edad juvenil ya formó parte de equipos de la máxima categoría.

Álvarez conoce la Liga Guerreras Iberdrola después de que contribuyera al ascenso del Alcobendas en 2018. De ahí que vaticine que “será una temporada dura, pero no poco entretenida y con su dificultad”. Y es que sabe que “el objetivo es mantener la categoría”.

La nueva composición de la Liga Guerreras Iberdrola con dos fases no desagrada a la chilena. Maura Álvarez justifica que “es distinto a lo que estábamos acostumbradas y tendremos que adaptarnos”. Aunque aclara que “los grupos compuestos están igualados y los veo bien”, aunque con el matiz de que “el descenso de cuatro equipos es una locura, porque genera mucha tensión pero estamos preparadas para asumir el reto”.

Otro de los alicientes para Maura Álvarez en la temporada serán las posibles llamadas de su selección nacional. Sin embargo, las competiciones están supeditadas por la situación generada por la pandemia de la COVID-19 y de primeras tendrá que centrarse en aportar goles desde la primera línea para el Adesal.