Sin solución, pero con las propuestas de los clubes sobre la mesa de la Real Federación Española de Fútbol. Pasan los días, los jugadores del Ciudad de Lucena, al igual que todos, en un confinamiento que ya roza lo desesperante para un sector acostumbrado a una dinámica de trabajo diferente al de otros sectores. Algunos enlazan la jornada laboral o estudios con los entrenamientos, otros con dedicación exclusiva al fútbol, pero todos ellos unidos por el balón. En los tiempos actuales sin poder entrenar y mucho menos competir, la rutina se viene abajo y confinados en sus domicilios matan el tiempo realizando actividades familiares, estudiando en algunos casos y entrenando dentro de sus posibilidades cuando no tirando de Play o televisión. Dentro de todo este panorama, si alguien sabe de un confinamiento en solitario, es el jugador Erik Aguado, al que le separan casi 9.000 kilómetros de su familia que residente en Monterrey (México).

Erik ha declarado a golsur.com “empleo el día en estudiar, entrenar y hablar con la familia principalmente”, con seis goles anotados y más de 2.000 minutos disputados”, el mexicano dijo “estoy muy contento con mi temporada y la del equipo“, para continuar “nadie ha provocado esta situación y la  decisión que se tome no dejará contento a todo el mundo”.

Nuestro compañero Antonio Carnerero ha tenido la oportunidad de hablar con Erik Aguado, para golsur.com, entrevista que les ofrecemos a continuación.