El Deportivo Córdoba consiguió el pasado fin de semana un importante triunfo ante el Monachil (10-2) que, además de un espaldarazo anímico, permite a las califales mantener sus opciones en la lucha por disputar el play-off de ascenso a Primera División. El técnico Juanma Cubero reconoce que “el sábado conseguimos plasmar el juego que se trabajó durante toda la semana, y el resultado indica que algo se hizo bien, ¿no? Muchas cosas se hicieron bien y, sobre todo, destacar que podemos volver a la buena dinámica de equipo; tenemos una irregularidad en cuanto a resultados, pasando de golear a un equipo a que luego nos goleen, y ahí seguimos intentando ser un poco más constantes para que llegue esa regularidad”.

Un factor a tener en cuenta en la goleada frente a las granadinas es que hubo hasta seis goleadoras diferentes en el cuadro deportivista (Rocío, Nuria, Inma Sojo, Lau, Celi, África y Yolanda), algo de lo que se congratula el entrenador cordobés, ya que “es importante que los goles sean repartidos; no vivimos esa situación en que sólo una jugadora anote la mayoría de los goles… al principio del campeonato sí es verdad que Rocío se destacó más en la faceta anotadora, pero ya dijimos que era una circunstancia temporal, que aquí todo el mundo aportaba goles y que completarían la temporada con muchos tantos varias jugadoras, como ahora está ocurriendo”.

Tras esta victoria, la liga en Segunda División y en el resto de categorías han quedado suspendidas debido a la pandemia causada por el Covid-19 en nuestro país, al menos para las dos próximas semanas, un parón que Cubero asegura que “viene como viene… ya hablamos en Navidad de que, por la racha que llevábamos, nos venía quizá regular, pero pese a ello conseguimos iniciar bien la segunda vuelta; ahora es verdad que tenemos dos partidos muy importantes (ante UD La Cruz y Torreblanca), que tenemos que trabajar mucho y, sobre todo, en el que tenemos que estar toda la plantilla, y en ese aspecto sí es cierto que nos viene muy bien recuperar al 100% a jugadoras que están con molestias, como Rocío, Celi, Lau… Confío en que no se alargue mucho este parón, pero que recuperemos jugadoras y puedan estar todas para competir”.

Así las cosas, el técnico deportivista afirma que “el plan de entrenamientos seguirá en la misma línea y la misma tónica, preparando el próximo partido, pensando que nuestro próximo rival es la UD La Cruz, trabajando para ello y tratando de enfocarlo lo mejor posible. Las circunstancias no sabemos cómo van a venir porque incluso puede haber después cierres de pabellones, que puede impedirnos hasta entrenar; veremos cómo lo podemos solucionar y prepararnos lo mejor posible para que cuando llegue la jornada y se reanude la competición estemos listos”.

En lo puramente humanitario, Juanma Cubero se ha encontrado ante una experiencia más que atípica, valorando que “sería ideal que todo el mundo supiese su situación, no sólo pensando en la gravedad que pueda tener, sino en cuanto a poderlo incubar y transmitirlo a otras compañeras. Es un tema complicado y nosotros estamos muy limitados económicamente en el sentido de poder realizarnos análisis privados. Esperemos que no pase nada y que no notemos malas sensaciones en ninguna jugadora ni detectemos que pase algo que nos transmita señales de que algo mal; trabajaremos el tema de cuidarse, de evitar el contacto con más gente, y que entre nosotros vayamos comentándolo para tener todo controlado y, sobre todo, para ver si alguna jugadora puede caer infectada. Por lo demás, trataremos de llevarlo con normalidad”.