La vigésimo primera jornada de liga en División de Honor Plata supone el inicio del último tercio liguero, diez jornadas en las que se decidirá todo tanto por arriba como por abajo. Para intentar subir este primer escalón le espera al Córdoba BM un rival directo en sus aspiraciones de permanencia, un Amenábar Zarautz que visitará Fátima instalado en la penúltima posición y con la misma, o más, necesidad de vencer que los granates. El duelo se disputará el sábado a partir de las 20:00 horas en la IDM Fátima con arbitraje de la pareja andaluza formada por Huertas Herrador y García del Salto.

No dejó buen sabor de boca el último duelo liguero del Cajasur, saldado con derrota clara en la pista del Barça B. Todo porque el equipo estuvo metido en el partido hasta el descanso para dejarse ir en la segunda mitad y ser apabullado casi sin oponer resistencia por el talentoso filial blaugrana. Ello, unido a que Bordils y Teucro puntuaron ha apretado todavía más la clasificación, que da auténtico miedo por abajo.

Porque desde el octavo, Alarcos con 19 puntos, hasta el antepenúltimo, Málaga con 16, hay siete equipos entre los que se encuentran los granates, con 17 puntos, huyendo momentáneamente de la quema, siendo malagueños junto a Zarautz y ARS los que descenderían directamente ahora, más el Teucro el que disputaría la fase de descenso. Es por ello por lo que se antoja fundamental sacar los dos puntos ante una escuadra vasca a la que casi se podría descartar definitivamente, ya que quedaría a diez puntos de los granates.

Por el cariz que está tomando la lucha por la salvación, que tiene pinta de no decidirse hasta el último momento, y por tratarse de un duelo en casa ante un rival directo, la victoria se convierte en labor obligatoria ante una escuadra vasca que venció por la mínima al Cajasur en la primera vuelta y que en palabras del técnico Jesús Escribano “está siendo víctima de la gran competitividad de la categoría y de la mala suerte. Tanto en defensa como al contraataque va bien, con una defensa contundente aunque no con mucha envergadura, y una portería aceptable más la velocidad al contraataque. Donde sí tienen merma es que en ataque han perdido mucho con alguna ausencia respecto al año pasado, y viven un poco de la capacidad goleadora de Xabat Olaizola y de los dos extremos”.

Como viene siendo habitual, el preparador granate apela a la necesidad de que su equipo se adapte a lo que le puede exigir el rival. “Si nos metemos en su juego y no somos capaces de ser solventes en ataque, les vamos a dar mucha ventaja. Tenemos que ser dinámicos y fluidos, buscar darle balones a los laterales en carrera y a los extremos para evitar caer en demasiado juego por el centro y sucesión de golpes francos”.

Escribano quiere que su equipo continúe con la buena línea que lleva exhibiendo en casa desde el principio de temporada, además de imponer intensidad de salida, “hay que estar activos desde el principio, no dejar entrar en juego a Olaizola y estar pendientes de los extremos. En definitiva, exhibir la línea de juego que estamos demostrando en Fátima, porque incluso en los partidos en los que no nos fue bien en casa, siempre fuimos nosotros mismos y, de esa manera, estamos sacando muchos puntos como locales”.

Aitor Gómez, que ya se perdió el partido en la pista del Barça B, es seria duda para este encuentro, afectado de una infección vírica que le lleva lastrando desde la semana pasada.