El Deportivo Córdoba afronta este sábado un partido decisivo de cara a mantener vivas sus opciones de disputar la fase de ascenso a Primera División, a partir de las 18:30 en Vista Alegre frente a El Ejido, undécimo clasificado del campeonato y al que el cuadro califal ya doblegó en el encuentro de la primera vuelta en territorio ejidense (4-6).

El conjunto deportivista buscará salir del bache tras las dos últimas derrotas frente a La Algaida y Roldán B, esta última por 0-3 y definida por el técnico Juanma Cubero como “justa; no fue nuestro partido más afortunado, ya que no nos salió nada, entre otras cosas porque no fuimos fieles a nuestro estilo y no generamos muchas ocasiones de gol. Creo que debemos de olvidar, ya que tampoco tiene mucho que ver con el partido anterior ante La Algaida, donde también perdimos pero tuvimos bastantes más oportunidades y allí quizá el resultado sí fue más injusto, pero de todo ello sí debemos sacar conclusiones para volver a la dinámica del triunfo. En el vestuario sabemos que las cosas se sacan a base de trabajo y es lo que estamos haciendo”.

Cabe destacar que el equipo cordobés no fue capaz de marcar en estos dos últimos compromisos, un aspecto que el entrenador deportivista califica de “un poco anecdótico, aunque sí preocupante y que debemos de trabajar… pero por otra parte también pienso que ahí están los números y somos de los equipos más goleadores del grupo, por lo que esta dinámica que estamos atravesando se puede cambiar, como ya hemos hecho en otros momentos y estoy seguro de que lo conseguiremos; es verdad que llama la atención el encadenar dos partidos seguidos con el marcador a favor a cero, pero también digo que si en el partido ante La Algaida hubiéramos marcado seis o siete goles tampoco nos hubiera extrañado, pero ante Roldán sí reconozco que generamos menos en ataque, pero como digo, trabajamos para cambiar esa tendencia y volver a ver puerta”.

Pero todo eso es pasado, y el Deportivo Córdoba mira al frente, tal y como afirma Juanma Cubero, que asegura que “hemos hecho terapia para cambiar el rumbo de estas dos últimas semanas, ya que tenemos claro que somos capaces de hacerlo porque lo hemos hecho en otros momentos. Nos enfrentamos a un rival como El Ejido muy vistoso, un equipo joven, al que pudimos superar en su pista en la primera vuelta, gracias a lo cual iniciamos una dinámica positiva, y mis jugadoras están concienciadas de que esto se puede sacar adelante; el trabajo ha sido intenso durante esta semana, recuperando efectivos con molestias, que ya están integrándose dándolo todo, y con muchas ganas de que llegue el sábado para volver a jugar, a trabajar y a lograr el triunfo”.

El técnico deportivista recuerda lo sucedido en el choque de la primera mitad del campeonato, adonde el equipo cordobés llegó en una situación similar a la actual, pues “viendo lo que sucedió en la primera vuelta ahora también buscamos ese punto de inflexión, como pasó en octubre, y nos estamos concienciando para que suceda igual ahora en la segunda vuelta de la temporada. Después se nos viene un calendario difícil, donde seguidamente visitamos al Guadalcacín, que es otro rival directo, y frente al que tendremos que estar también al 100% para afrontar la última parte del campeonato con opciones”.