Sin opciones de puntuar en el Ángel Nieto, donde los granates cayeron derrotados ampliamente ante el BM Zamora por 35-25. El 14-11 al descanso fue una especie de espejismo, porque los de Escribano se suicidaron al inicio de la reanudación, encajando un 7-1 de parcial que les dejó sin la más mínima opción de sacar algo positivo, siendo la segunda mitad un mero trámite y un camino de rosas para la escuadra local. No hay tiempo para lamentaciones porque el sábado que viene hay en Fátima un duelo muy importante para la permanencia granate ante el BM Ciudad de Málaga.

Frío inicio granate al igual que hace siete días en Ciudad Real, porque en un abrir y cerrar de ojos el Zamora ya había infligido un parcial de 3-0 de salida y el cuadro de Escribano se veía abajo desde el inicio. Las pérdidas de balón eran la tónica dominante en las filas cordobesas, algo que penalizaban los locales aplicando mucha velocidad a sus ataques.

Le costaba muchísimo entrar en juego al conjunto granate y el panorama no mejoraba porque no funcionaba ni el ataque ni la defensa, concediendo situaciones cómodas de lanzamiento, que solía culminar Ramiro. A pesar de ello, Ramón Fuentes comenzó a tocar bolas y el equipo salió de su letargo. Un gol de Carlos León a la contra ponía el 8-7, y posteriormente Jota perdonaba en seis metros el empate, que sí certificó Antonio Hidalgo en otro nuevo contraataque.

El 8-8 en el 17 suponía un panorama más claro. Sobre todo porque Ramón Fuentes estaba on fire, echando el candado a su portería por ocho minutos, y hasta Juanan se sumó a la fiesta atrapando un siete metros. Pero las imprecisiones cordobesas seguían siendo lastre. El juego entró en un periodo de igualdad, con rentas mínimas locales. Tras otro siete metros atajado por Juanan, Escribano pidió tiempo para templar ánimos de cara a la recta final de la primera mitad, con su equipo muy vivo un gol abajo. Pero la exclusión de Filipe y dos lanzamientos errados desde los extremos elevaron la desventaja cordobesa a tres (14-11). Tocaba remontada en la segunda mitad.

Pero nuevamente la puesta en escena granate fue muy negativa. Un 5-0 de parcial local en sólo tres minutos disparó al cuadro zamorano en el electrónico con un 17-11 que tuvo que parar Escribano con tiempo. El Córdoba BM se estaba suicidando literalmente, porque la defensa simplemente no existía y Ramiro seguía haciendo mucho daño.
La hemorragia era ya insalvable con un 24-13 adverso en el 39, el partido estaba virtualmente acabado y a los granates sólo le quedaba tirar de dignidad y amor propio para que la diferencia no fuera escandalosa. Sin poder superar el muro defensivo local en ataque estático, los goles cordobeses venían en rápidas contras culminadas por un acertado Carlos León, pero era muy poco bagaje como para ni siquiera pensar en recortar algo del terreno perdido.

Para colmo de males, tras anotar un tanto, Aitor Gómez quedó tendido sobre la pista, aunque pudo retirarse al banquillo por su propio pie. Faltaban trece minutos y Zamora tenía el partido controlado con un 26-19 favorable, por lo que el último cuarto del encuentro, ampliable a los últimos veintisiete minutos del mismo, supuso un compás de espera al bocinazo final, al que se llegó con el 35-25 favorable a los de casa.

BM Zamora 35-25 Córdoba de BM
Zamora: Admella, Marcos, Fernando, Cubillas (3), Jortos (3), Posado, Iñaki (3), Guillermo (1), Ramiro (9), Mouriño (7), Luis (2), Jaime (5), Barrientos, Dalmau (1), Sarasola y Gallego (1).
Córdoba CBM: Ramón Fuentes, Aitor Gómez (2), Alberto Requena (1), Esteban López (3), Nano (3), Antonio Hidalgo, Filipe Martins (6), Juanan Romero, Nazario, Padilla (4), Carlos León (4), Jota (1), Raúl Pavón y Domingo (1).
Árbitros: Crespo y Eiras (Galicia). Excluyeron por el Zamora a Fernando y Dalmau; y por el Cajasur a Nazario, Filipe Martins, Aitor (2) y Esteban (2).
Parciales: 4-2, 7-4, 8-7, 10-9, 11-10, 14-11 (descanso); 20-11, 24-15, 25-17, 28-19, 30-23 y 35-25.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la 11ª jornada de liga en División de Honor Plata, disputado en el Pabellón Ángel Nieto de Zamora.