Lance del partido del Deportivo Córdoba ante La Algaida. Foto: Oly Colón.

Este sábado, a partir de las 19:00, el Deportivo Córdoba pone a prueba su reacción y sus buenas sensaciones del último mes en la pista del Torreblanca de Melilla, segundo clasificado y claro aspirante a disputar la fase de ascenso a Primera División, zona de la que el conjunto deportivista se encuentra en este momento a un punto de distancia. Los precedentes más cercanos sonríen claramente a los intereses del equipo cordobés, que ganó los tres últimos enfrentamientos ligueros (6-3, 0-1 y 7-3) e incluso un amistoso de pretemporada este pasado verano en Vista Alegre (5-4).

El Deportivo Córdoba llega a este encuentro tras lograr ante la UD La Cruz un 3-2, que el técnico Juanma Cubero define como “una victoria muy ajustada, un poco más por demérito nuestro en cuanto a juego que, en ciertos momentos, por mérito de nuestro rival, aunque es cierto que también nos apretaron, y de ahí que tuviéramos que buscar otros recursos para encontrar la victoria. En este caso fue por el juego de cinco, que se está trabajando muy bien, y conseguimos no sólo empatar, sino que seguimos intentándolo para poder ganar”.

Con nueve puntos sumados de los doce últimos posibles, el entrenador cordobés considera que “la dinámica de los últimos cuatro partidos entre los que hemos cosechado tres victorias y una derrota, no voy a decir que la firmaría siempre pero sí que es un promedio que nos va a permitir estar arriba. Lo que ocurre es que analizando el partido que perdimos frente al Monachil sí que lo veo de otra forma; si conseguimos sumar nueve o diez puntos cada cuatro jornadas nos debe meter entre los cuatro o cinco primeros clasificados. Como dije la semana pasada, borrando esa derrota en Monachil, tenemos que seguir yendo partido a partido porque esas dinámicas cambian; ahora afrontamos dos salidas muy difíciles a Melilla y Alcantarilla, y ya vemos que aun ganando dos o tres partidos, luego puedes perder en la siguiente jornada”.

El cuadro deportivista le viene una quincena complicada, como bien reconoce Cubero, que “ya llevo diciendo que la categoría está muy fuerte y cualquiera de arriba puede tropezar con los equipos de la zona baja, y ahora además tenemos dos encuentros fuera de casa muy difíciles, empezando por el primero ante el Melilla, donde se nos suma el hándicap del viaje, con una planificación que nos vuelve locos, saliendo desde Córdoba muy temprano, pocos vuelos, llegando allí a las 11:00 cuando jugamos a las 19:00, lo que nos hace estar allí muchas horas muertas y tener que buscar distracciones y hobbies en esas horas de desayuno y almuerzo, y sobrellevar el tiempo de descanso, que psicológicamente es lo que se lleva peor, sobre todo por el cansancio que pueda aparecer antes de disputar el partido. También digo que nuestro rival tiene ese mismo problema de desplazamiento cada dos semanas, por lo que no puede ser excusa para no intentar ganar o al menos puntuar allí en Melilla”.

En lo estrictamente deportivo, el entrenador del Deportivo Córdoba destaca las numerosas virtudes del conjunto melillense, ya que “no hay más que verlo en tema de plantilla, con el presupuesto más alto de la categoría, con algunas brasileñas en la plantilla, incluso contra nosotros debutará otra brasileña más (Beatriz Souza ‘Bia’); cuentan además con una de las máximas goleadoras de la categoría, con una gran portera, y en general, un gran equipo que en su casa además es muy fuerte”.