Rafael Granados busca un nuevo reto.

Rafael Granados busca una nueva prueba de fuego el próximo fin de semana en tierras castellano-manchegas. El ultrafondista cordobés, en lo que será su primera prueba de la nueva temporada, se desplazará hasta Alcázar de San Juan para participar en la Titán de La Mancha BTT. La localidad ciudadrrealense acogerá una exigente carrera que en su edición de 2019 contará con tres modalidades: Maratón (100 km), Ultramaratón (214 km) y Edición Especial (300 km).

El éxito de participación está asegurado en una cita que se asienta en el circuito nacional tras agotar el número de inscripciones. Granados competirá en la segunda de ellas, el ultramaratón, aspirando a subir al cajón en la categoría Máster 40. La bicicleta, por primera vez en su trayectoria deportiva, su única aliada.

La cita no hace sino poner de manifiesto el carácter guerrero de un cordobés especialista en este tipo de citas extremas. Pruebas como los 101 km de Ronda o la Subida al Veleta, son asiduas en su calendario competitivo. Aunque sin lugar a dudas, la inclusión, el compromiso y la solidaridad son aspectos para Granados innegociables, mucho más importantes que lograr una determinada marca. Una infancia y adolescencia difícil encontraron en el atletismo una válvula de escape inigualable. Deporte por y para superar absolutamente todo. Claro ejemplo de superación con la actividad física como principal aliado.

La Titán de La Mancha BTT 2019, prueba de una sola etapa que dará comienzo a las 6:30 horas, será el primer compromiso oficial de “Karasucia” –apodo con el que se conoce popularmente a Rafael Granados- en la denominada temporada de otoño-invierno. La dureza del trazado, muy alta, con cinco cotas en el recorrido que se elevan por encima de los mil metros de altitud.