Juanto Ortuño sale con el balón entre dos jugadores del Murcia. Foto CCF

Si al final en esta categoría, que lo es, lo que valen son los puntos, bienvenidos muchos partidos como el disputado por el Córdoba y el Murcia. Ganar no es ni va a ser fácil ante ningún rival de la categoría. Y cuando se hace, lo de menos, tras el pitido final, es acordarse de si los banquiverdes han jugado mejor o peor. Si lo han hecho de penalti, como así ocurrió ante los pimentoneros, o si lo han hecho por mayor diferencia en el tanteo final. Como bien dice el técnico blanquiverde, Enrique Martín, solo vale ganar, ganar y volver a ganar. Y el Córdoba lleva dos de dos en El Arcángel, además de un empate a domicilio ante un Villarrubia que no por ser recién ascendido va a ser una perita en dulce, y mucho menos en su estadio. Los blanquivedes suman siete de nueve puntos y cierran el sábado liderando la clasificación. Hoy podía concluir la Liga regular.

Pero como se ha dicho, ganar no va a ser fácil y el Murcia puso las cosas muy difíciles, sobre todo en un primer tiempo que inició mejor que los blanquiverdes y en el que se apoderó durante muchos minutos del balón, gozando de alguna que otra ocasión clara de gol, aunque Becerra se mostró infranqueable y metió tres manos salvadoras para desviar remates sobre todo de Chumbi, que junto a Marcos Legaz y Juanma, fueron un quebradero de cabeza para la zaga local. La movilidad de los pimentoneros y los espacios que encontraban en la defensa de tres cordobesista, propició que tuvieran mayor presencia ofensiva e incluso les fue anulado un gol por fuera de juego.

El Córdoba no aparecía en medio campo y en ataque, salvo esporádicas arrancadas de Juanto y de Owusu, tampoco. Pero todo varió en un contragolpe llevado velozmente por Owusu. Pisó área y centró, interceptando el balón con el brazo Julio Algar, señalando el colegiado penalti. Juanto Ortuño, como ya hiciera ante el Recreativo Granada, agarró el balón y lanzó la pena máxima con maestría, veteranía y aplomo, adelantando a los blanquiverdes en el marcador. Hasta el descanso, los pimentoneros lo intentaron, pero de nuevo apareció Becerra para salvar a su equipo.

Tras el descanso, el Córdoba mostró otra cara. Solucionó sus dudas defensivas manteniendo sus dos hombres de banda mucho más retrasados, ahora sí como laterales, manteniendo los tres centrales, por lo que taponó los espacios que en el primer tiempo aprovecharon los pimentoneros, y Becerra dejó de pasar apuros. Cierto que los problemas en el centro del campo no se acabaron de solucionar hasta que Enrique Martín realizó algunos ajustes. La entrada de Fernando Román por Vïctor Ruiz, y sobre todo la de José Antonio González por De las Cuevas, se notaron. Además, Owusu continuó incisivo y desequilibrante, y Ortuño, que además ayudaba en el centro del campo, también aparecía para generar peligro arriba.

Las incursiones de Owusu por la izquierda, tratando de aprovechar todos los despejes de la defensa blanquiverde, crearon muchísimo peligro a Lejarreta y a la zaga grana. La entrada final de Moyano dio aún más frescura no sólo en el centro del campo, sino arriba, pues el montillano se mostró descarado y explosivo y a punto estuvo de sorprender al meta visitante para haber sentenciado el resultado. Incluso ya en el descuento dispuso el Córdoba de un 3 contra 1, con Owusu, Moyano y Javi Flores, que no supieron aprovechar para matar el partido.

Córdoba 1-0 Real Murcia
Córdoba: Becerra; Chus Herrero, Ángel Moreno, Víctor Ruíz (Fernando Román, 53′), Fernández, Imanol García, Javi Flores, Jesús Álvaro, De Las Cuevas (José Antonio González, 60′), Owusu y Juanto Ortuño (Moyano, 80′).
Murcia: Lejárraga; Álvaro, Edu Luna, Julio Algar, Kevin, Juanma (Melgar, 72′), Juanra, Manolo, Peque, Marcos Legaz (Josema, 71′) y Chumbi (Toril, 83′).
Gol: 1-0 (30′) Juanto Ortuño, de penalti.
Árbitro: Pérez Muley (madrileño). Amonestó a los jugadores locales Chus Herrero, Imanol García, Víctor Ruíz y Javi Flores; y a los visitantes Julio Algar y Edu Luna.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la 3ª jornada de Liga en Segunda División B  Grupo IV, disputado en El Arcángel con una asistencia de 7.933 espectadores.