Una jugadora del Adesal ensaya un tiro a puerta en el Trofeo de Pozoblanco.

El Adesal ha puesto punto y final a su fase de preparación de partidos con una derrota ante el Soliss Pozuelo de Calatrava (34-37) en el Trofeo de Pozoblanco que se ha disputado en la  tarde del pasado domingo. De esta forma, cierra el ciclo previo al inicio del campeonato liguero con dos triunfos ante Fuengirola y Málaga Norte, así como dos derrotas ante el Roquetas, en la semifinal de la Copa de Andalucía, y éste último frente a las castellano-manchegas del Soliss Pozuelo de Calatrava.

En sí, y a dos semanas vista del arranque liguero, estos partidos sirven como aprendizaje con el fin de que se pulan todos los defectos para afrontar la competición oficial. Es cuando el equipo de Rafael Moreno debe estar a punto y encuentros como los disputados este fin de semana deben servirle de ayuda, ya que han sido ante dos conjuntos llamados a estar en la zona alta de la clasificación. De hecho, se puede decir que el Adesal, al contrario de lo sucedido en pretemporada, comenzó este partido bastante mejor. Controló el juego y el marcador durante los primeros minutos de partido, sin embargo, las jugadoras del Pozuelo no le permitieron ningún tipo de escapada, llegado al tiempo de descanso se marcharon por delante en el marcador.

En la segunda mitad, el Adesal sufrió más los rigores del Pozuelo y  es que las castellano-manchegas tomaron una renta de cuatro goles de diferencia pasado el minuto 40 y supieron administrarla hasta el final. Como curiosidad, en este encuentro, el Adesal subió su producción ofensiva, aunque también fue el encuentro en el que más goles encajó.

Al margen de las pruebas que haga, el siguiente partido ya no tendrá red. Ante el Benidorm, en la Sala de La Fuensanta, comenzará la temporada 2019-2020. Y las aspiraciones son muy altas.