El Córdoba CF no pudo pasar del empate ante el Villarrubia.

El Córdoba CF sumó un punto en su visita al Formac Villarrubia, uno de los recién ascendidos que ante los cordobesistas dieron muestras de muchas virtudes y poseer unas armas que no tiene ningún otro equipo de la categoría, las dimensiones de su estadio y el piso que poseen, de césped artificial. Esto, junto al orden, las ganas, el saber hacer y tener estudiado tanto al rival como sus propios movimientos, pondrán en dificultad a todos los rivales que le visiten esta campaña.

Pero el Córdoba supo sufrir, ponerse el mono de trabajo desde el pitido inicial y, al igual que los locales, utilizar el juego directo y los disparos lejanos para tratar de sorprender a su rival. Las ocasiones para uno y otro equipo fueron continuas, convirtiéndose los porteros en protagonistas destacados y en el caso del Córdoba la madera, que repelió hasta tres disparos de los locales, también.

El técnico del Córdoba, Enrique Martín, consciente de que había que poner más fuerza y músculo sobre el campo optó por dar entrada en el equipo inicial a José Antonio González por Sebas Moyano, único cambio respecto al duelo ante el Recreativo de Granada. Y lo esencial, mentalizó a su equipo de trabajo y de ser muy verticales con juego directo y disparar desde cualquier posición posible. De inicio buscó el cuadro califal sorprender y llevarse el duelo a su terreno. Así, Javi Flores, Juanto Ortuño, José Antonio González y De las Cuevas probaron fortuna desde lejos con mayor o menor acierto y siempre como el meta local como último impedimento para marcar.

El Villarrubia soltó pronto los nervios del arranque y comenzó también a incordiar a Becerra. Los manchegos, además, salían con rápidas combinaciones que conectaban una y otra vez con la movilidad arriba de sus hombres más adelantados, lo que a pesar de las dimensiones del campo le permitían crear espacios por donde penetrar. Arroyo, al cuarto de hora y tras un saque largo de banda, dio el primer susto rematando al palo.

Fran Cortés, Dieguito y Copete se movían continuamente por el frente de ataque intercambiando posiciones y tratando de sacar a la defensa visitante de su sitio. Lo consiguieron pocas veces y siempre aparecía un omnipresente Fidel Escobar, pero Copete, antes de la media hora, encontró el hueco para el disparo, pero su disparo lo repelió de nuevo la madera. Era una fase de partido en la que el Villarrubia parecía llevar la manija del duelo.

Tras la reanudación el Córdoba volvió a salir como al inicio, queriendo mandar en el duelo, aunque sólo Ángel Moreno, con un disparo desde dentro del área, pudo inquietar a Samu Diarra. Pero la respuesta local no se hizo esperar y de nuevo la madera evitó el gol en un lanzamiento desde la frontal de Dieguito.

Reaccionó Enrique Martín desde el banquillo y dio entrada al campo a Owusu, estirando a su equipo y colocándolo junto a Ortuño, lo que aclaró en parte la zona ancha del centro del campo. Juanto Ortuño, De las Cuevas y el propio Owusu buscaron el camino del gol que cerró en última instancia el meta local. En los compases finales el Villarrubia defendió con el balón, tratando de mantener más el balón para evitar que lo tuviera un Córdoba al que pareció temer de inicio pero al que le jugó de tú a tú durante todo el encuentro.

Formac Villarrubia 0-0 Córdoba CF
Formac Villarrubia: Samu Diarra; Carlos García, Andriu, Ricardo Carvalho, Carlos Martínez, Toni Seoane, Arroyo, Julio de Dios, Copete (Grillo, 88′), Dieguito (Minaya, 92′) y Fran Cortés (Arribas, 68′).
Córdoba CF: Becerra; Fernández, Chus Herrero, Fidel Escobar, Ángel Moreno, Jesús Álvaro, Imanol García, José Antonio González, Javi Flores (Owusu, 60′), De las Cuevas (Antonio Moyano, 76′) y Juanto Ortuño (Zelu, 87′).
Árbitro: Campos Salinas (murciano). Amonestó al local Toni Seoane; y a los visitantes José Antonio González, Fernández, Owusu y Fidel Escobar.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada de Liga en el Grupo IV de Segunda División B disputado en el NUevo Campo Municipal de Villarrubia de los Ojos ante unos 2.300 espectadores.