Rafael Moreno se dirige a las jugadoras durante la pasada campaña.

Rafael Moreno señala a entrar en la fase de ascenso como primer objetivo del Adesal
El Adesal ha levantado esta tarde el telón de la próxima temporada y ha comenzado los entrenamientos, su pretemporada, de la mano de Rafa Moreno, que esta campaña dirigirá el equipo. Por motivos de logística, Rafael Moreno no ha podido contar con todas sus jugadoras, puesto que Gleinys, la extremo zurda cubana, aterrizará el próximo viernes en España.

Con todo, la ilusión es el denominador común del equipo de La Fuensanta. Para ello, sólo hay que ver adónde apunta su entrenador, ya que advierte que “las aspiraciones son las de luchar por entrar en la fase de ascenso”. Y lo refuerza señalando que “es el momento de intentarlo de nuevo”, aunque sin olvidar que “estamos ante un año muy difícil para Adesal y otros clubes de Córdoba tras lo vivido en el asunto de las subvenciones”.

Pero Moreno sostiene que “queremos llevar al balonmano femenino a la máxima categoría, aunque somos conscientes de que dependemos en un hilo porque hay retrasos en las subvenciones de tres años y eso ha condicionado bastante al club”. Aunque eso no le priva de advertir que “deportivamente, vamos a estar a altura”.

De hecho, ha reseñado que “una de las ideas fundamentales de la actual plantilla ha sido cubrir las ausencias de las dos chilenas, Valentina y Alicia Torres, que la pasada temporada estaban en el club. Para ello nos hemos reforzado muy bien con jugadoras que nos pueden ayudar”. Moreno indicó que “Maura sabe de un ascenso con el Alcobendas, Malena Guerizoli fue una de las más destacadas en juveniles y los extremos están fortalecidos con Lara y Gleinys”. Sin olvidar que “tenemos a un grupo muy joven de la casa, pero con experiencia en la categoría”. Incluso confesaba que “nos gustaría tener algún refuerzo más, pero estamos a expensas de cerrar el presupuesto”.

Entre ese grupo de jugadoras experimentadas está Ángela Ruiz, quien por segunda temporada hará las veces de capitana, algo que aún le produce algún vértigo a sus 23 años. Analizando la plantilla, la canterana reseñaba que “este año somos un equipo tan joven como el año pasado, pero las jugadoras que vienen son conocidas y auguro que nos va a ir bien”, porque “ganas” no faltan y más, atendiendo a que “vamos a generarnos expectativas altas” sin olvidar que “cada partido es un mundo y nuestra evolución parte de lo que hagamos desde la pretemporada”.