Fernández se anticipa a la entrada de Clerc.

El Córdoba recibía al Osasuna en un estadio desierto, no era para menos, ya descendidos y ante un rival ya de Primera División que, salvo buscar en El Arcángel el título liguero, tampoco se jugaba absolutamente nada. El ambiente en el interior del estadio chocaba lógicamente con el que se podía sentir y ver del exterior, en plena celebración de la Feria y con multitud de gente de fiesta en El Arenal. Al final, la fiesta fue para un Osasuna que con su triunfo, le faltaba un solo punto, se proclamó campeón de Liga.

El Córdoba salió al campo con un once con cuatro novedades respecto al que igualó la pasada jornada en el Cerro del Espino ante el Rayo Majadahonda, en el que Luis Muñoz, Álex Menéndez, Bodiger y Piovaccari ocuparon respectivamente las posiciones de Miguel Flaño, Loureiro, De las Cuevas y Andrés Martín. Además, en el banquillo quedaban junto a Jaime Romero, Marcos, Carbonell, Manzambi y Andrés, los canteranos Kevin y Moyano, novedades en la convocatoria, quedándose fuera de la misma Chuma. Tampoco Osasuna llegaba con su equipo de gala. En el mismo faltaban hombres como Rubén, Fran Mérida, Roberto Torres, Robert Ibáñez, Unai García o Íñigo Pérez.

El duelo comenzó con una primera ocasión rojilla en una rápida galopada de Brandon que cedió a Xisco, aunque el ex blanquiverde lanzó fuera ante la salida de Carlos Abad. Jugándose con una intensidad muy baja, sin que la presión ejercida resultara ni tan siquiera incordiante, Luis Muñoz no acierta en un despeje, el balón llega a Rubén García que colocó un perfecto centro para que Xisco cabeceara al fondo de la red prácticamente a placer, marcando los tiempos en el salto y rematando de arriba abajo, como mandan los cánones. El mallorquín pidió perdón a la escasa parroquia blanquiverde.

De inmediato, un derribo de Fernández a Brandon lo señaló el colegiado como penalti. El propio Brandon lanzó a la izquierda de Carlos Abad para hacer el segundo en la cuenta de Osasuna. El conjunto navarro, con muy poco, había dejado el duelo muy encarrilado en poco más de diez minutos. Sólo una falta directa botada por Javi Lara puso en apuros en estos primeros minutos a Sergio Herrera.

Hasta el descanso, poco que decir, Osasuna, jugando al tran tran dominaba los tiempos de un partido en el que el Córdoba apenas puso voluntad y en el que los navarro, con sus contínuos movimientos sin balón, automatismos adquiridos y puestos en escena de memoria, sí dispusieron de algún acercamiento más para haber aumentado el marcador, sobre todo en un libre directo botado por Rubén García que atajó Carlos Abad pegado a la cepa del poste.

Tras el descanso, pareció el Córdoba salir con más ardor, pero Osasuna cerraba bien atrás, taponando los pasillos de entrada al área de Sergio Herrera y lanzando rápidos contragolpes que dieron su fruto con apenas diez minutos de juego. Nacho Vidal se coló hasta la línea de fondo y centró para que Luis Perea, entrando desde atrás, marcara el tercero para el conjunto rojillo.

El tanto visitante envalentonó a los blanquivedes y tras un gol anulado a la salida de una falta, un saque de esquina botado por Javi Lara lo alojó Alfaro en el fondo de la red, acortando diferencias.

La entrada de Andrés Martín dio otro aire al ataque cordobesista y prácticamente nada más entrar volvió a mostrar su entendimiento con Piovaccari. Tras una doble pared con el de Aguadulce, el transalpino batió a Sergio Herrera. De inmediato, un disparo de Andrés lo despejó in extremis con la punta del pie el meta rojillo y en el rechace incluso se reclamó penalti sobre Andrés.

En los compases finales, la ovación del partido fue para Xisco después de ser sustituido, igual que se aplaudió igualmente a Piovaccari al ser retirado del terreno de juego. Al final, pitos a la retirada del equipo.

Córdoba CF – CA Osasuna
Córdoba CF: Carlos Abad; Fernández, Chus Herrero, Luis Muñoz, Álex Menéndez, Álex Vallejo, Alfaro, Quim Araujo (Andrés Martín, 59′), Bodiger (Moyano, 74′), Javi Lara y Piovaccari (Álex Carbonell, 86′).
CA Osasuna: Sergio Herrera; Nacho Vidal, David García, Aridane, Clerc, Lillo, Luis Perea, Olavide (Kike Barja, 69′), Brandon, Rubén García (Aimar, 89′) y Xisco (Javi Martínez, 82′).
Árbitro: Areces Franco (asturiano). Amonestó al local Luis Muñoz; y al visitante Rubén García.
Goles: 0-1 (10′) Xisco. 0-2 (13′) Brandon, de penalti. 0-3 (54′) Nacho Vidal. 1-3 (58′) Alfaro. 2-3 (74′) Piovaccari.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la 41ª jornada en Segunda División disputado en El Arcángel con la presencia de 2.313 espectadores.