Jesús León, presidente del Córdoba CF, en la rueda de prensa ofrecida en El Arcángel.

Tras más de cuatro meses sin dar señales de vida de forma pública, sin salir a la palestra para dar ningún tipo de explicaciones ni tan siquiera cuando se consumó el descenso. En la mañana del miércoles salió a la palestra el dueño y presidente del Córdoba CF, Jesús León, una rueda de prensa que el propio presidente catalogó de “desagradable sólo por haber descendido” y en la que lo primero que hizo fue “pedir disculpas a la afición y al cordobesismo, a la ciudad y a la provincia. Yo estaba convencido de que el equipo se sobrepondría y llegaríamos al final con opciones”. Y en segundo lugar también lo hizo “por la forma en la que se ha producido. Este equipo siempre tiene que competir más allá de los resultados y es normal el enfado de los aficionados”.

Jesús León explicó que su tardanza en la comparecencia, entre otras cosas ha sido porque “no iba a hacerlo sin poner al día a los trabajadores. Estamos trabajando para cerrar unos frentes y abrir otros.  No estoy aquí para justificarme sino para dar explicaciones y visión de los que ha supuesto la temporada. Deportivamente, un fracaso. Responsable soy yo, pero no el único. Todo el club es culpable de una forma u otra”. Lógicamente, Jesús León lamentó “la situación de inestabilidad que se ha creado, que lógicamente ha incidido en lo deportivo. Asumo mi parte de culpa. Estoy pagando por ello y soy el más perjudicado, aunque siempre ha habido intención de hacer las cosas bien”. León continuó diciendo que “no ha sido un problema de entrenadores, los jugadores, el equipo, no ha estado a la altura de lo que exigía la competición”. “Mi única meta era la salvación, se vivía una situación muy compleja y parecida a la del Reus”, prosiguió diciendo el dueño de la entidad blanquiverde.

Por otro lado, afirmó que “comunicamos mal el fair play financiero. Creíamos haber configurado una plantilla para optar a la permanencia y en el mercado de invierno hicimos siete fichajes, pero las cosas no han ido bien. El error, que lo ha habido, de gestión, porque cuando fracasas en lo deportivo lo hay de gestión. Pero, en definitiva, mi intención es que se acabe un ciclo, aunque el error grave de gestión está en el año pasado. El riesgo económico que asumimos el año pasado era envenenado. Luis Oliver fue uno de los responsables del año pasado y de haber continuado, hoy el Córdoba CF no existiría y yo estaría arruinado”.

Jesús León explicó que “aunque asumo mi responsabilidad, el fracaso deportivo no ha sido solo del primer equipo. La cantera, gestionada por Luis Oliver, ha costado a la entidad más de 1.300.000 €. “El B, que ha costado 571.589,24 € ha quedado octavo, y el primer equipo juvenil, también octavo en División de Honor, 122.703,15 €. Lo que sí hay que agradecerle a Luis Oliver fue la renovación de Andrés Martín”. Jesús León prosiguió diciendo que “Ahora la relación con la Liga es extraordinaria, hemos estado en continuo contacto con ellos”. Sin embargo, se lamentó que “no he conseguido que todo el club se sume en el objetivo, fruto del fracaso no he conseguido que se alineen con el club”.

Jesús León explicó que en el aspecto económico “aunque el cierre será a 30 de junio, los datos a día de hoy (29 de mayo), los ingresos previsibles son de 17.741.096,10 € y los gastos de 17.601.965,43 €, por lo que aparte los aspectos fiscales, hay un saldo positivo de 139.130,67 €. Con estos datos se eliminaría la causa de disolución de patrimonio activo, que a 30 de junio incrementaremos y sin activar la cesión del estadio. El Club goza de una salud que no se parece a lo que se dice”.

Respecto a la situación jurídica, el presidente explicó que “mi objetivo y reto es intentar que en la ciudad se hable de fútbol. Buscamos la estabilidad, algo para lo que se ha trabajado y con ganas de hacer las cosas bien”.

Sobre el futuro, levantó la voz para afirmar que “el 31 de julio yo voy a pagar los 4.500.000€. Nuestra intención, a pesar de la fase terminal de este verano y no haber comunicado bien ha sido sacar el equipo de donde estaba. Hay que aprovechar para sembrar unos cimientos fuertes. Yo me he dejado la vida por esto y he tratado con respeto a todo el mundo y pido que se me trate igual, sin violencia verbal. Hemos dado un paso atrás, pero pretendemos dar dos hacia delante. Es un palo el descenso, pero tengo claro el objetivo”.

Respecto a la cantera, afirmó que hay que “estructurarla bien, crear una fábrica y ser un club vendedor para aplicarlo luego en el campo, en el primer equipo. Hay que partir de la cantera y tener una mínima huida de jugadores”.

De nuevo alzó el tono para afirmar que “yo voy a liderar como dueño y presidente el equipo que va a devolver el Club a Segunda”.

Respecto al primer equipo, afirmó que “estamos trabajando y hacia mediados de junio compareceré para ofrecer datos del equipo y el organigrama del club. La intención es hacer un proyecto competitivo para que vuelva lo antes posible a Segunda. El presupuesto para la temporada 19-20 estará entre 3.500.000 y 4.000.000 €, el 70 % será el coste de la primera plantilla, lo que obligará a reestructurar el club y un proyecto a largo plazo será el que la ciudad solo hable de fútbol”. Para completar este presupuesto, añadió que “1.000.000 € es lo calculado en ingresos por abonados y publicidad; 1.500.000 € por ayuda del descenso y el resto lo pondré yo”, afirmó categóricamente.

Además, León recalcó que “en la vida real primero eres inocente y el que acusa debe demostrar que eres culpable y aquí, primero eres culpable”.

Esta es la primera parte de la comparecencia de Jesús León.

 

La segunda parte de la rueda de prensa se dedicó -más de 50 minutos- a responder las preguntas de los representantes de los medios de comunicación que en gran número asistieron. Resaltamos estas palagras de Jesús León: “El día 31 de julio voy a pagar los 4,5 millones de euros”, frase en modo de mensaje que -parece que tenía mucho interés en pronunciar- repitió en varias ocasiones y con la que terminó la rueda de prensa.