Tarde, demasiado tarde y sin solución, pero el Córdoba de las dos últimas jornadas, a pesar del desbarajuste en los minutos finales ante el Nàstic, no hubiera descendido. Hubiera conservado la categoría casi con total seguridad. En el Cerro del Espino, ante un necesitado Majadahonda agobiado por la presión clasificatoria, sobre todo en unos minutos finales en los que el Córdoba jugó en inferioridad numérica por la expulsión de Loureiro y la lesión de Andrés Martín, que acabó el duelo roto, se vio a un Córdoba que puso sobre el verde lo que no ha exhibido durante toda la temporada: entrega, esfuerzo, voluntad, ganas, intensidad y calidad cada vez que entraban en contacto con el balón jugadores como Javi Lara o Andrés Martín, a los que acompañaron Vallejo y Araujo. Además, ante los majariegos se vio un equipo mucho más seguro en defensa, que concedió pocos errores y que sacó a relucir su orgullo y su dignidad y entre los que destacaron además Fernández, Flaño o un bullicioso Alfaro.

El Córdoba llegaba por primera vez al Cerro del Espino y lo hacía en un encuentro en el que ya nada tenían en juego los blanquiverdes. Por contra, el conjunto majariego se juega la vida en el envite ya que llegaba en zona de descenso, a dos puntos de la permanencia, a dos puntos del Tenerife y después de no haber conseguido nada más que un punto de los últimos 18 disputados.

El técnico blanquiverde modificó en parte su línea defensiva, en el ojo del huracán durante toda la temporada y la más goleada de la categoría. Decidió colocar de nuevo a Carlos Abad en portería, tras siete encuentros defendida por Marcos Lavín. Y por delante, Miguel Flaño y Loureiro ocuparon el lugar de Luis Muñoz y Álex Menéndez.

Desde el arranque del partido mostró sus cartas el Rayo. Dos caídas en diagonal de Antonio Ruibal, pusieron en peligro a la zaga cordobesista. La primera la resolvió Loureiro en el lateral izquierdo izquierdo, mientras que en la segunda, resolvió Carlos Abad el mano a mano con el máximo goleador local.

El Córdoba trataba de sobreponerse a un poblado centro del campo majariego, y en ocasiones lograba romperlo con los cambios de orientación de un Javi Lara que continúa mostrando su elevado nivel técnico. Pero el que estuvo a punto de sorprender a la defensa local fue Andrés Martín, que cortó un pase horizontal de Iza Carcelén, aunque no pudo sorprender Héctor Verdés.

El Córdoba trataba de nivelar el mayor empuje local con una de las armas locales, la posesión de balón y las transiciones rápidas. Por la derecha entraban bien y con peligro Alfaro y Fernández; y por la izquierda, cuando el balón llegaba a Javi Lara, el peligro en el área de Cantero era patente. Un centro pasado del montoreño, demasiado potente, no lo pudo alcanzar Alfaro. Al mismo tiempo, la movilidad de Andrés Martín propiciaba continuo nerviosismo a la zaga majariega. Superada la media hora, Loureiro llegó hasta el interior del área pequeña visitante, aunque no pudo conectar el disparo; y de inmediato, un centro chut de Javi Lara estuvo a punto de cazarlo Alfaro entrando por detrás de la defensa.

La mejor ocasión en este primer tiempo llegó a balón parado para el Majadahonda, Un sque de esquina de Benito la cabeceó Héctor Verdés, pero el palo izquierdo del portal defendido por Abad repelió el cabezazo De inmediato, nueva ocasión majariega, Fede Varela recoge un balón en el balcón del área grande visitante y lanzó con intención, pero Carlos Abad, atento, abortó el peligro.

Se esfumó un primer tiempo en el que el Rayo Majadahonda tuvo mayor posesión y más claridad de ideas con el balón en los pies, aunque morían en la frontal del área grande visitante por el buen trabajo y el ardor en el envite que estaban poniendo los hombres de Rafa Navarro.

A la salida del descanso, el técnico local, Antonio Iriondo, dio un paso al frente buscando dar mayor empaque ofensivo a su equipo con la entrada de Manu del Moral; mientras que en el Córdoba, De las Cuevas, que tenía una cartulina amarilla, dejó su sitio en el campo a Bodiger, tratando de continuar con el trabajo llevado a cabo por el centro del campo cordobesista para combatir la línea de cinco plantada por el técnico local.

El encuentro en el arranque de este segundo periodo se jugaba de tú a tú. Javi Lara lo intentó en un par de disparos que se estrellaron en el cuerpo de los defensores locales y la más clara en estos inicios, un contragolpe local en el que Manu del Moral sirvió a un solitario Ruibal, pero Carlos Abad, atento, blocó el balón. Sin respiro, en el portal contrario, Andrés Martín pudo sacar provecho de un envío largo que cazó pero no pudo conectar un buen disparo. En estas, un nuevo envío de Fede Varela sobre Manu del Moral acabó con centro de éste, pero con lesión añadida del atacante local, que tuvo que ser sustituido.

El Córdoba manejaba el tiempo del partido y una mayor posesión de balón, aunque no acababa de encontrar el camino para poner en peligro a Cantero. Por su parte, el Rayo buscaba rápidas contras para hacer daño, aunque la defensa cordobesista, hoy sí, funcionaba y evitaba mayores riesgos. Una pared entre Vallejo y Andrés Martín acabó con un centro del primero que no llegó a Alfaro por el cruce providencial de un defensor local. La respuesta la dio Ruibal, que giró al borde del área para soltar un buen disparo que detuvo Carlos Abad.

Los dos equipos querían el triunfo y tras un cambio de orientación de Araujo, controló y disparó Álex Vallejo para que se luciera el meta local Cantero evitando el tanto. La respuesta la puso el Rayo, un centro de Morillas no la alcanzó Héctor Hernández en el punto de penalti, ni Iza Carcelén entrando en la larga.

Pero los problemas comenzaron a acumularse para el Córdoba a 11 minutos para el final, minutos en los que al Rayo le comenzó a pasar también factura la ansiedad por conseguir un triunfo que necesitaba para tratar de salir de los puestos de descenso. Fernández, con problemas físicos, tuvo que se sustituido, pasando Loureiro a su posición natural y entrando Menéndez en el lateral izquierdo. Pero en la jugada inmediatamente posterior, Loureiro vio injustamente una segunda cartulina amarilla que dejaba a los de Rafa Navarro en inferioridad numérica.

En unos minutos finales locos, el Córdoba pudo lograr el triunfo. Andrés Martín entró por banda izquierda y soltó un zapatazo que se estrelló en la cepa del poste, pero la mala fortuna seguía dando de lado al Córdoba y el atacante se lesionó en esta acción teniendo que abandonar el terreno de juego, aunque regresó cojeando.

En los compases finales, Carlos Abad salvó en dos ocasiones a su equipo. Primero en un cabezazo de Romera y de inmediato en un disparo de Carcelén. El duelo terminó con un Majadahonda volcado en ataque que se topó en última instancia con el meta Abad, que salvó a su equipo y dio un respiro al Tenerife.

Rayo Majadahonda – Córdoba CF
Rayo Majadahonda: Ander Cantero; Luso (Héctor Hernández, 66′), Héctor Verdés, Morillas, Iza Carcelén, Enzo Zidane (Manu del Moral, 46′) (Dani Romera, 60′), Óscar Valentín, Verza, Benito, Aitor Rubial y Fede Varela.
Córdoba: Carlos Abad; Fernández (Álex Menéndez, 77′), Chus Herrero, Flaño, Loureiro, Álex Vallejo, Quim Araujo (Piovaccari, 70′), De Las Cuevas (Bodiger, 46′), Javi Lara, Alfaro y Andrés Martín.
Árbitro: Pérez Pallas (gallego). Amonestó al local Hector Verdés; y a los visitantes De las Cuevas, Carlos Abad y Bodiger. Expulsó por doble amonestación al visitante Loureiro (78′).
Goles:
Incidencias: Encuentro correspondiente a la 40ª jornada de Liga en Segunda División A disputado en el Cerro del Espino.