Jugadores del Córdoba CF durante un entrenamiento. Foto: Córdoba CF

El Córdoba y el Nástic disputan hoy domingo (El Arcángel, 20:00) un choque desprovisto ya de estímulos para uno y otro equipo, sólo el de terminar la competición con el mayor decoro posible ya que ambos clubes han consumado su descenso a Segunda División B a falta de cuatro jornadas finalizar la competición.

El único aliciente para ambos equipos es conseguir una victoria que le permita rebasar al rival y no finalizar la temporada en la última plaza de la clasificación, aunque el Reus fue descalificado en el arranque de la segunda vuelta y por ende sería el último de la fila. Los blanquiverdes buscarán un triunfo que les permita superar a los catalanes, que cuentan con un punto más en la clasificación y que venció por 1-0 en la primera vuelta.

El entrenador cordobesista, Rafa Navarro, mantiene incógnitas en la alineación que compondrá para abordar la penúltima cita en El Arcángel a la que llegará con las bajas de Carrillo y Neftali Manzambi y con el pensameinto de alinear “a los que mejor entrenen”, además de conceder oportunidades a jugadores del equipo filial de Tercera División.

De hecho, el delantero Chuma, que disputó sus primeros minutos como profesional la pasada jornada ante Las Palmas, en el partido que supuso el descenso matemático de los blanquiverdes, tendrá la ocasión de estrenarse en El Arcángel ante el Nástic.

Rafa Navarro pretende, además, dar un sitio a los jugadores que mantienen contrato en vigor con el club y que podrían formar parte del proyecto deportivo de la próxima campaña.

Las dos últimas comparecencias en El Arcángel, saldadas con duras derrotas ante el Lugo (0-4) y el Zaragoza (0-3), han creado un mal ambiente que se verá multiplicado por la inestabilidad del club y los problemas de impagos y las posibles acciones que lleven a cabo los aficionados para protestar por la marcha del club sobre todo institucionalmente y respecto al impago de un par de nóminas a empleados deportivos y no deportivos y criticar la gestión del presidente y máximo accionista, Jesús León.

A pesar del bajón moral, el técnico del equipo grana, Enrique Martín, ha admitido que a los suyos aún les queda “acabar de la mejor manera” este curso, apelando a “respetar a los aficionados, al club que nos paga y al orgullo profesional”. El técnico ya sabe que haga lo que haga con el Nàstic, el año que viene no se sentará en el banquillo, ya que el club ha anunciado a Xavi Bartolo para dirigirlo la próxima temporada en Segunda B.

El equipo catalán llega de ganar la jornada pasada a todo un Mallorca (2-1), equipo metido en zona de play off de ascenso, algo que según Enrique Martín ha hecho más llevadera la semana: “Ganar facilita el tema emocional durante la semana”.