Alejandro Calvo en pleno partido.

El Priego TM reaparecía en L´Escala después de proclamarse campeón de Liga de la Superdivisión el pasado 12 de abril. Y lo hizo como se esperaba: marcando terreno. Ganó su partido por 0-4, demostrando que ya no le acompaña la losa que llegó a generarle dudas.

Y, de paso, el partido también sirvió para que Alejandro Calvo se reencontrara con la competición después de su grave lesión en el escafoides del pie derecho que le tuvo un par de meses fuera de circulación. El caso es que el prieguense confirmó que está plenamente recuperado sacando adelante los dos partidos que le correspondieron en suerte.

Pero antes de que el prieguense apareciera en la mesa, abrió turno André Silva, quien daba cuenta de Sergi Grau por 1-3. El portugués fue superior, si bien se complicó en la tercera manga y se vio obligado a prolongar su punto un poco más.

Después, Calvo se medía a Portell, quien le opuso escasa oposición. Las diferencias holgadas en cada manga dieron buena cuenta de las diferencias entre uno y otro. El Cajasur ya encarrilaba una contienda que podía ir por la vía rápida.

Qiyao Han, también con ganas de resarcirse tras sus últimas actuaciones, disputó el partido más igualado de la tarde. Dos Santos se lo puso difícil, pero el oriental supo guardar los nervios en esta ocasión y aportó el 0-3.

Calvo volvía a la pista con una prueba de nivel ante Sergi Grau. Por lo tanto, era una buena ocasión para medir su forma. Y demostró madurez remontando un partido que comenzó perdiendo en la primera manga. En definitiva, confirmó una reaparición particular con honores, al igual que el campeón de Liga.