Bodiger pugna por el balón con un jugador del Lugo.

Lo que empezó como la final de las finales para el Córdoba CF, se transformó durante el partido en una reafirmación de lo que había venido ocurriendo durante toda la temporada. Un equipo sin alma ni corazón, sin implicación, sin sufrimiento, sin coraje, sin lucha, sin trabajo, que se deja ir a poco que le vengan mal dadas, sin actitud ni amor propio, incapaz de hacerse con el mando del partido, que se vio superado por un rival directo en la lucha por la permanencia desde el pitido inicial que además, le dejó hundido, con la afición vuelta en su contra, chillando a su jugadores y con cánticos en su contra, al igual que durante el partido los hizo en contra del máximo mandatario. Todo lo que se pueda decir es poco. Ver a muchos aficionados salir del estadio muchísimo antes del pitido final ya habla por sí mismo de lo que supuso un partido que deja al Córdoba a once puntos de la permanencia cuando quedan 24 en juego, prácticamente una cifra insalvable por mucho que se apele a las matemáticas y al milagro.

El Lugo supo jugar sus cartas desde el pitido inicial, jugó con los nervios de los blanquiverdes, con su apática puesta en escena aún cuando antes del minuto diez Andrés Martín estuvo a punto de cazar un servicio de Miguel De las Cuevas. Pero solo fue un espejismo, prácticamente en la jugada siguiente, Cristian Herrera llegó a línea de fondo y su pase lo mandó Dani Escriche al fondo de la red. No se conformó el conjunto gallego, que manejaba el duelo adueñándose del balón tratando de hacer más sangre. Y a punto estuvo de conseguirlo, pero el disparo de Aburjania se estrelló en el larguero después de que el meta Marcos Lavín rozara el balón.

Por momentos pareció sacudirse el Córdoba del control visitante. Comenzó a buscar las bandas y Andrés Martín, en un balón al que previamente no llegó Piovaccari, disfrutó de la mejor ocasión para haber logrado el empate, pero su disparo se estrelló en el poste. La réplica visitante llegó en una falta lateral que botó Tete Morente. Chus Herrero rozó el balón y Quintanilla evitó en última instancia que traspasara la línea de gol.

El Córdoba, ante la presión que ejercía el Lugo, era incapaz de sacar el balón jugado desde atrás y en sucesivas ocasiones se vio obligado Quintanilla a jugar con Marcos Lavín, aunque el meta marró en uno de los despejes y estuvo a punto de dejar el balón a los pies de un contrario. Rafa Navarro trató de dar solución al problema retirando a Quintanilla y dando entrada a Álvaro Aguado.

Tras la reanudación, Bodiger, que en el arranque trató de coger desprevenido al meta Juan Carlos con un lanzamiento lejano que se marchó fuera, dio incomprensiblemente un pase horizontal en el centro del campo, cortó Lazo que se plantó ante Marcos Lavín y le batió por arriba, tocando el balón en el larguero antes de alojarse en la red.

El Lugo aprovechó el aturdimiento blanquiverde tras el gol para tratar de sentenciar el duelo. Lazo y Tete Morente percutían con peligro por sus bandas y Cristian Herrera y Dani Escriche se movían buscando los espacios arriba. Aunque Andrés Martín, uno de los pocos que se entregó en cuerpo y alma a la lucha por conseguir acortar diferencias, estuvo a punto de conseguirlo en un soberbio disparo que no pudo blocar Juan Carlos, fue de nuevo el Lugo el que golpeó para dejar prácticamente sentenciado el duelo. En uno de esos balones metidos a las espaldas de los laterales, llegó el balón a Cristian Herrera, que batió a Marcos Lavín en su salida.

A pesar del tanto, de nuevo apareció Andrés, que cayó entre el portero y un defensor, reclamándose penalti. El duelo se fue diluyendo, el Lugo sabía jugar a favor de marcador y cortar el ritmo del partido con sus caídas y pérdidas de tiempo. Ya en el tramo final, tras una nueva acción del bullicioso Andrés, que tropezó de nuevo con la madera, Tete Morente culminó un rapidísimo contragolpe que inició Vieira y batió de nuevo a Marcos Lavín. La cosa aún pudo ser peor porque Álex Rey, con un disparo desde la forntal, pudo subir el quinto al marcador.

El final, ya se sabe. La afición despidió a sus jugadores con una sonora bronca en la que sacó a relucir su hastío, su impotencia y desesperación ante la situación que atraviesa un equipo que acababa de sentenciar virtualmente su descenso a Segunda B.

Córdoba 0 – 4 Lugo
Córdoba: Marcos Lavín; Fernández, Chus Herrero, Quintanilla (Álvaro Aguado, 40′), Álex Menéndez, Luis Muñoz, Bodiger, De las Cuevas (Alfaro, 71′), Andrés Martín, Jaime Romero (Javi Lara, 81′) y Piovaccari.
Lugo: Juan Carlos; Campabadal, Vieira, José Carlos, Luis Ruiz, Josete (Álex Rey, 80′), Aburjania, Tete Morente, Lazo, Dani Escriche (Manu Barreiro, 88′) y Cristian Herrera (Juan Muñiz, 77′).
Goles: 0-1 (11′) Dani Escriche. 0-2 (47′) Lazo. 0-3 (58′) Cristian Herrera. 0-4 (87′) Tete Morente.
Árbitro: Ocón Arráiz (riojano). Mostró cartulina amarilla a los jugadores locales Bodiger, Álex Menéndez y Piovaccari; y al visitante Aburjania.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la 34ª jornada de Liga en Segunda División A disputado en El Arcángel ante 9.786 espectadores.