André Silva, jugador del Priego TM.

La Superdivisión masculina entra en su recta final y el Priego TM tiene hechas las cuentas de lo que le hace falta para ser campeón de Liga. La vía más rápida apunta a que ganando los dos siguientes partidos le bastaría para levantar el quinto título de la regularidad. Aunque eso sólo es sobre el papel, ya que el desarrollo de la temporada se ha convertido en una especie de carrera de obstáculos que, de algún modo, ha ido superando.

El emblema del Real Club Priego sabe de sobra que va a tener que sudar mucho si quiere completar ese objetivo. De hecho, viene advertido por dos factores en la previa del partido que el viernes a las 20:00 dirime en el Centro de Tecnificación ante el Visit Pontevedra. De un lado, se vio sorprendido por un gran Universidad de Burgos en las semifinales de Copa del Rey. Además, en la Liga sufrió sobremanera ante equipos que luchan por no bajar como el Vilagarcía.

Y eso, seguramente, le ha ayudado a preparar el partido ante un Visit Pontevedra que se presenta en Priego de Córdoba apurando las opciones de permanencia en la máxima categoría. Porque se presenta como colista, pero también un joven talento como Nicolás Galvano, quien dejó una gran impronta en el Protour de Guadalajara de hace una semana. Además, se ha reforzado para este tramo de competición con el chino Chun Yu y Betancor, aunque también tiene en sus filas a Horacio Cifuentes, quien fue alineado en el último compromiso liguero ante el Arteal.

De hecho, sólo hay que recordar que en partido de ida los gallegos forzaron el sexto punto, si bien entonces André Silva resolvió de manera favorable para los intereses del Cajasur. De cara a este encuentro, sólo Alejandro Calvo está descartado por su lesión en el escafoides del pie derecho. Con todo, la buena noticia es que ha acelerado los plazos de su recuperación.