Jugadoras del Hotel Museo Patria Chica.

Hay momentos de una competición donde los equipos deben dar un paso al frente, sacar carácter y mostrar decisión. Y el Hotel Museo Patria Chica se ha ajustado a esos parámetros para decir que quiere seguir perteneciendo una temporada más a la Liga Iberdrola, a la máxima categoría de su deporte. Porque cuando la situación se le puso crítica tras perder ante el Santa Eularia, quedándose a dos puntos del descenso, respondió con dos victorias consecutivas que pueden resultar determinantes para cumplir el objetivo.

Tras sorprender al Calella hace dos semanas, hoy le tocaba rendir visita al Balaguer, un equipo con el que compartía puesto en la clasificación y, tal vez, algo de incertidumbre de cara a la recta final del campeonato. Es decir, que el vencedor de este pleito saldría tan fortalecido como aliviado para pensar que la permanencia, que no es matemática, puede considerarse como virtual.

Para ello, una vez más, se basó en la aportación de una tripleta que pasa por un momento dulce de su juego, como es el caso de Galonja, Ciurcui y Enríquez. Ellas, las protagonistas, entraron en Balaguer marcando territorio desde el primer punto, sabedoras que podían jugar también con la presión de sus adversarias.

Galonja fue la primera en detectarla. En su partido ante Anna Biscarri, la balcánica empleó el modelo de partido express para poner el 0-1 en el marcador. Y, de paso, aportar calma a Ciurcui a la hora de medirse a Bakhtina. El plan seguía llevándose a la perfección, puesto que la magiar amplió la renta a un 0-2 merced a un parcial de 1-3.

El tercer punto supuso el ingreso en el partido del Balaguer. Prosvirnina, pese a vivir una situación límite, ejerció de número 1 de su equipo y se llevó el encuentro ante Yolanda Enríquez por 3-0. Y ese marcador pareció reactivar a las locales, puesto que en doble también consiguieron la victoria por otro 3-0. Las rusas Bakhtina y Prosvirnina no dieron opciones a Galonja y Ciurcui.

Sin embargo, este aviso sirvió para despertar de nuevo a las jugadoras del Hotel Museo Patria Chica. Ciurcui dio cuenta de Biscarri por otro 0-3 sin contemplaciones. Con el 2-3, como en otras ocasiones, quedaban dos chances para cerrar el partido. Y esa encomienda le correspondió a Galonja en el sexto punto. Se lo jugaba con Prosvirnina y la serbia fue mejor en un partido que acabó 0-3, pero que estuvo realmente ajustado. Como muestra, el segundo set se solucionó con un 15-17. Pero lo importante es el final y fue feliz para el equipo de la Subbética, que cada vez está más cerca del objetivo gracias a su coraje y decisión.