El cordobés Adri Castellano, jugador del Granada, pasó por zona mixta al término del encuentro.

El cordobés Adrián Castellano ocupó ayer el lateral izquierdo del Granada, debutando de esa manera con su equipo esta temporada. El jugador afirmó que “ganar aquí es bastante complicado, por el estadio, su gente y que llegaba con la moral alta”. “Este equipo nunca ha dudado de sí mismo” a pesar de llegar después de dos derrotas consecutivas. Adri atravesó una lesión de varios meses y ahora le llega su momento “uno se prepara para cuando tiene la oportunidad aprovecharla” aunque no olvida que “ha sido un partido especialísimo, me tiré aquí nueve años, me he criado como persona, como futbolista. Muy especial por jugar en el estadio donde de pequeñito saltaba como uno más animando al equipo. Ha sido especial, espectacular, me lo voy a quedar para mí para toda la vida”. Al Córdoba lo ve “como todo el mundo, está en una situación complicada que a mí personalmente me da pena porque es un club grandísimo, con un estadio espectacular, con una afición de bandera que lo apoya en las malas, en las buenas y en las peores y yo le deseo lo mejor del mundo de corazón de aquí a final de temporada, que el año que viene Dios dirá, que seguro hará las cosas de mejor manera o le saldrán de mejor manera y estaré contento por ellos”.