Fede Vico se lleva un balón ante un jugador del Extremadura.

El Granada llega a El Arcángel en su peor racha de la temporada, después de haber encajado dos derrotas consecutivas y no haber ganado nada más que uno de sus últimos siete partidos. Pero no se puede olvidar que el conjunto nazarí, a pesar de esto está situado en puestos de play off y que ha estado diez de las 25 jornadas disputadas en lo más alto de la clasificación, aun cuando ahora se encuentre a cuatro puntos de la primera plaza. Tampoco se puede olvidar que es el equipo menos goleado de la categoría y uno de los más realizadores a pesar de no haber marcado en las tres últimas jornadas.

Además de inmerso en la mala racha, lo hará con dos bajas importantes para el técnico, Diego Martínez, que no podrá contar ante los blanquiverdes ni con Quini ni con Adrián Ramos, dos jugadores considerados titulares. Tampoco podrá contar con el segundo portero, Aarón Escandel, que fue expulsado la pasada jornada estando en el banquillo, ni con los lesionados José Antonio González, Álex Martínez y Fran Rico.

Con todo, la buena marcha del equipo sólo aconsejó la llegada de tres refuerzos durante el mercado de invierno: Bernardo Cruz, Dani Ojeda y Azeez, aunque ahora atraviesa su peor racha de la temporada, su momento más bajo.

El Granada es un equipo que esconde bien sus debilidades y explota su potencial. Es un bloque reconocible, pero al tiempo, difícil de contrarrestar.
Diego Martínez suele utilizar de inicio un 4-2-3-1, aunque pasa al 3-5-2 tanto para defender un resultado como para tratar de tener más llegada si el resultado es adverso.

Con Rui Silva como meta titular, alinea por delante a Víctor Díaz en el lateral derecho, buen defensor, difícil de sobrepasar, que por momentos puede actuar como tercer central, de buen juego aéreo, pero que a pesar de que el técnico pretende que sean ofensivos, no suele llegar en muchas ocasiones a línea de fondo; teniendo que buscar un sustituto a Quini en el izquierdo, donde podría alinear al cordobés Adrián Castellano al estar también lesionado Álex Martínez. Como pareja de centrales, Germán y José Martínez, jugadores que se compenetran a la perfección, de gran posicionamiento táctico, rápidos y buenos marcadores que además tienen buena salida de balón.

Por delante, en la medular, dos pivotes con carácter más defensivo y una línea de tres medias puntas que dota al equipo de una enorme calidad en fase ofensiva, con rapidez y velocidad en las transiciones. Y arriba, en la punta de ataque, la baja de Adrián Ramos la suplirá el técnico con Rodri, jugador que suele fijar a los centrales y juega bien de espaldas a portería rival para conectar con las medias puntas. En el doble pivote, Fede San Emeterio y Montoro son generosos en el esfuerzo y tratan de equilibrar el equipo. El primero ofrece un trabajo descomunal en la recuperación, acaparando además mucho terreno con la ayuda de Montoro, buen gestor del juego que además de seguridad defensiva aporta llegada desde segunda línea y muchos argumentos para circular el balón.

Por delante del doble pivote, tres medias puntas que aportan entre otras cosas velocidad desborde, imaginación, calidad y el buen disparo y donde Diego Martínez suele alinear a Vadillo, Fede Vico y Pozo, aunque sin descartar las posibilidades de entrar en esa zona de Dani Ojeda o Antonio Puertas. Todos tienen una enorme capacidad para intercambiar posiciones, lo que les da mayores posibilidades para encontrar huecos. No suelen recrearse en la elaboración en campo contrario, donde imprimen intensidad, velocidad y verticalidad. Además, cuando pierden balón, se hacen fuertes en la presión tratando de volver a recuperar con rapidez.