Andrés Martín celebra el tempranero tanto blanquiverde.

Un espejismo es lo que ofreció el Córdoba en Tenerife, un magnífico partido en el Heliodoro Rodríguez López que hizo albergar ilusión a la afición blanquiverde. Más, cuando en el arranque de duelo ante el Granada parecía que el camino que se había iniciado allí era el correcto para buscar la salvación. Pero nada más lejos de la realidad. El Granada devolvió a la realidad a los blanquiverdes y le infligió una derrota a todas luces merecida por los de Curro Torres que sólo reaccionaron en el tramo final del partido, con el marcador ya 1-2 y un Granada que controlaba el duelo.

Dos cambios en el Córdoba respecto al once que saltó al Heliodoro Rodríguez López, el obligado de Quintanilla por el lesionado Chus Herrero, y Carlos Abad por Marcos Lavín, que ocupó su sitio en Tenerife por la cláusula del miedo. También en el Granada se vio obligado a introducir algunas variaciones el técnico Diego Martínez. El cordobés Adri Castellano ocupó el sitio del también cordobés Quini, sancionado, en el lateral izquierdo. También por sanción salió del equipo Adrián Ramos, ocupando su lugar en la punta de ataque el exblanquiverde Rodri. Además, el técnico sevillano modificó el inquilino del flanco derecho, entrando Dani Ojeda en sustitución de Vadillo.

Andrés Martín, casi sin tiempo a que los aficionados se acomodaron en sus asientos, puso por delante al Córdoba en el marcador. El de Aguadulce recogió un rechace en el corazón del área, tras una buena colada de Loureiro, y lanzó un latigazo ante el que nada pudo hacer el meta Rui Silva. Reaccionó el conjunto nazarí y mantuvo unos minutos encerrado a los blanquiverdes, aunque sin mayores apuros para Carlos Abad. Sólo Andrés Martín, superado el minuto diez, escapó de los centrales rojiblancos, pero cuando llegó ante Rui Silva disparó flojo, atrapando con facilidad el meta franjirrojo.

El Granada insistía, su presión era grande y alta y empujaron al conjunto blanquiverde prácticamente a defender dentro de su propia área. Vadillo, por la izquierda del ataque nazarí, y Dani Ojeda por la derecha, entraban con facilidad, más el primero, con la ayuda de Fede Vico y los dos pivotes nazaríes, sobre todo Montoro. Precisamente en una conexión de Montoro con Vadillo, el centro de éste lo acabó introduciendo Loureiro en su propia portería. Sólo cuatro minutos después, Quintanilla se duerme ante Vadillo en el centro del campo. El exterior nazarí roba el balón y en una larga carrera en la que destapó las carencias de velocidad de Quintanilla llegó a línea de fondo y cedió atrás para que Fede Vico, que acompañaba la jugada, mandara a la red y diera la vuelta al marcador. El cordobés hizo un gesto de respeto a la grada y no celebró el tanto, pero a la postre, sería el del triunfo.

Hasta el descanso, el Granada mantuvo a raya a un equipo blanquiverde que apenas creó peligro en ataque, salvo dos remates con intención pero sin dirección de Andrés Martín.

Tras el descanso no varió la situación del partido. Cierto que la primera jugada de ataque, sin mayor peligro, correspondió al Córdoba, pero de nuevo el Granada comenzó a tomar las riendas del partido. Con un protagonista claro en el ataque del Granada como Vadillo, que hacía un roto en la defensa blanquiverde entrara por donde entrara, Rodri, en dos ocasiones, hizo subir las pulsaciones a Carlos Abad. También Manzambi, tras un centro de Álex Menéndez, buscó el remate, aunque chocó con el portero y el colegiado señaló falta. De inmediato, Loureiro recibió de Bodiger y, aunque escorado, obligó al meta a intervenir con acierto para evitar el gol.

En el ecuador de este periodo, a la salida de un córner, Manzambi cabeceó muy cerca de la escuadra. Segundos después, el propio Manzambi se encontró con un balón en el punto de penalti, con el meta fuera de sitio, pero lanzó con potencia pero excesivamente alto. El Córdoba había dado un paso adelante, pero el Granada defendía bien y sólo una rápida colada de Jaime Romero por la banda derecha, y un posterior remate que se marchó fuera, también de Jaime Romero, fue el peligro blanquiverde, que aunque podía haberlo conseguido, no le dio para firmar el empate.

Córdoba CF – Granada CF
Córdoba: Carlos Abad; Quintanilla, Flaño, Luis Muñoz, Loureiro, Álvaro Aguado (Blati Toure, 63′), Bodiger, De las Cuevas, Álex Menéndez, Carrillo (Manzambi, 51′) y Andrés Martín (Jaime Romero, 65′).
Granada: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, José Martínez, Adri Castellano, Fede San Emeterio, Montoro, Dani Ojeda (Azeez, 65′), Fede Vico (Pozo, 69′), Vadillo (Antonio Puertas, 86′) y Rodri.
Árbitro: Sagués Oscoz (vasco). Amonestó a los locales Manzambi y Bodiger; y a los visitantes Rodri y Víctor Díaz.
Goles: 1-0 (3′) Andrés Martín. 1-1 (24′) Loureiro, en propia puerta. 1-2 (28′) Fede Vico.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigesimosexta jornada en Segunda División A disputado en El Arcángel que contó con la asistencia de 14.242 espectadores.