Los jugadores del Córdoba B celebran el tanto de Sarmiento que valió el triunfo en Arcos. Foto: Córdoba CF

Un gol de Sarmiento, a cinco minutos para el final, valió al Córdoba B para lograr el triunfo a domicilio ante el Arcos, un triunfo que sirve al filial para encadenar dos victorias, y rompe su mala racha lejos de su casa, ya que no lograa vencer a domicilio desde la 15ª jornada en Coria.

El partido resultó muy intenso y trabado entre dos rivales que buscaban el triunfo, pues el conjunto arcense quiere por todos los medios alejarse de los puestos de descenso que ahora le quedan a tres puntos.

El filial gozó de las dos primeras ocasiones de marcar. Primero fue Marco Rosa el que lo intentó, y después Moyano, que obligó a intervenir con acierto al meta local.

Pero los locales apretaron también y Llamas tuvo que esforzarse para dejar su portería a cero. Sarmiento antes del descanso pudo de nuevo abrir el marcador, pero de nuevo lo impidió el meta local.

Tras el descanso no cambió el panorama. La lucha se centró en el centro del campo con acercamientos continuos aunque sin revestir mayor peligro. Sí lo llevó Giráldez, que no pudo definir en un mano a mano ante Llamas. Y también abortó un envenenado centro chut de Jordi Méndez. Lo que no pudo detener Iván fue un disparo de Sarmiento a cinco minutos del final que acabó en el fondo de la red y significó el triunfo del filial.

Arcos 0 – 1 Córdoba B
Arcos: Iván; Álvaro Ramírez (Javi Rodríguez, 23’), José Antonio González, Nico Canavessio, Molina, Maqui, Sergio Jiménez (Adri Romero, 64’), Alberto Durán, Giráldez, Caballero (Álvaro González, 72’) y Borja.
Córdoba B: Llamas; Jordi Méndez, Fran Ávila, Abraham, Álex García, Kevin, Sarmiento, Moyano (Cano, 81’), Chuma, Adrián Trabazo (Borja García, 66’) y Marco Rosa (Luismi, 56’).
Gol: 0-1 (85’) Sarmiento.
Árbitro: Suárez Juan. Amonestó a los locales Sergio Jiménez, Giráldez y Maqui y al visitante Álex García.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigesimoctava jornada de Liga en el Grupo X de Tercera División disputado en el Antonio Barbadillo de Arcos.