Racic corta el balón a un jugador del Málaga.

El rival del sábado del Córdoba, el Tenerife, llega al duelo ante los blanquiverdes después de tres jornadas en las que ha sumado cinco puntos, un triunfo ante el Nàstic y dos empates ante dos equipo de los favoritos al ascenso directo como son el Málaga y el Deportivo, tres partidos en los que el conjunto tinerfeño no ha encajado gol y eso, sobre todo ante malacitanos y deportivistas, habla de la evolución que en las últimas jornadas ha experimentado el Tenerife.

Pero el cuadro chicharrero no empezó bien la temporada. Un equipo hecho con el objetivo del ascenso que en las seis primeras jornadas no había logrado el triunfo y sólo había firmado tres empates, le pasó factura al técnico que comenzó el curso y José Luis Oltra tomó el relevo en el banquillo a Joseba Etxeberria. Desde la llegada de Oltra, que debutó precisamente contra el Córdoba, el Tenerife ha logrado cinco triunfos, nueve empates y cuatro derrotas, incluida la igualada en El Arcángel. El extécnico blanquiverde sacó al cuadro chicharrero del descenso y ahora está cinco puntos por encima del peligro. Y aún confían en seguir creciendo y acabar la temporada de forma tranquila.

Para ello, con la idea de dar un salto de calidad definitivo, han realizado cinco incorporaciones en el mercado invernal: el central Mauro Dos Santos, el centrocampista Uros Racic, el mediapunta Borja Lasso, el jugador de banda izquierda Isma López y el delantero Coniglio.

José Luis Oltra siempre trata de inculcar una filosofía de juego que se basa en aplicar rigurosamente los conceptos defensivos, el manejo del balón y llevar el peso del duelo. Viene dibujando un 4-4-2, tratando de arropar al equipo para salvaguardarlo defensivamente, aunque también puede utilizar el 4-2-3-1.

Con Dani Hernández en la portería, el técnico coloca una línea de cuatro en defensa en la que, pese a la llegada de Isma López y la recuperación de Camille, puede continuar contando con Luis Pérez y Héctor Hernández en los laterales, dos jugadores fiables en ataque, sobre todo el primero, pero con problemas cuando le buscan la espalda. Y como pareja de centrales, Jorge Sáenz y Alberto Jiménez, suelen ser los habituales, aunque Carlos Ruiz y sobre todo el recién llegado Dos Santos pueden dotar a esta línea de mayor contundencia aún cuando en las tres últimas jornadas no ha encajado gol.

Por delante, sí se le presenta a José Luis Oltra algún problema ya que no podrá contar con Luis Milla, sancionado. Undabarrena puede ocupar el luga de Milla en el doble pivote acompañando a Racic, un mediocentro defensivo de enorme talla y capacidad para manejar el balón. Por delante de ellos, otro de los jugadores recién llegados, Borja Lasso. Entre los tres tratarán de dar continuidad al juego combinativo y de toque que pretende Oltra. Lasso tiene una exquisita visión de juego para dar el último pase, además de ser capaz de acelerar el juego con precisión.

En los costados de medio campo, Suso Santana estará por la derecha y Naranjo, sin descartar la entrada de Isma López, ocuparán el carril izquierdo. Son jugadores rápidos, verticales, con buen centro y que crean mucho peligro por dentro, dejando los carriles exteriores para la llegada de los laterales, además de ser sacrificados defensivamente.

Y arriba, Malbasic parte con ventaja respecto a Coniglio. El serbio es un jugador potente, vertical y con olfato goleador a pesar de no haber anotado esta campaña nada más que tres goles. Por su parte, el recién llegado argentino también es potente y finalizador y podría ser un excelente complemento si Oltra se decide a alinear a ambos jugadores juntos.