Luis Oliver.

El ya ex director deportivo del Córdoba CF, Luis Oliver, se despidió en la mañana del lunes del conjunto blanquiverde en una rueda de prensa en la que soltó varias perlas en contra de Javier Tebas, presidente de la Liga, y de la anterior propiedad del club, a los que aludió como “las fuerzas del mal”.

En primer lugar, expresó nuevamente su felicidad por la gesta de la salvación a finales de la pasada temporada “una hazaña histórica que se recordará dentro de 50 años”. Luego, arremetió contra el presidente de la Liga, aunque rogó a todos –afición, directivos, jugadores, prensa…- que “permanezcan unidos, que apoyen al presidente Jesús León, al que no tengo nada que reprocharle. Pero las fuerzas del mal nunca descansan y estarán tremendamente felices”.

Oliver señaló que “hoy es uno de los días más tristes de mi vida deportiva. Hicimos un equipo que logró una gesta que difícilmente se va a olvidar, y me siento orgulloso de ello. De catorce partidos ganamos diez y empatamos dos. Hicimos diez llenos seguidos. Nos salvamos gracias a nuestros conocimientos, a Sandoval, al talento de los jugadores…”, pero aludió que tanto Tebas como el innombrable han apretado a Jesús León “para que me cesara”. “La llamada de Jesús León diciéndome que “me tenía que despedir porque hacía falta un cambio de aires, me dejó bastante triste”.

Respecto al límite salarial, Oliver afirmó que “es como la fórmula de la Coca Cola. Todo el mundo sabe que existe, pero nadie la conoce. En la Liga venden que es igual para todos los clubes, pero es mentira. Es una forma de extorsión que tiene Tebas para atacar a los clubes modestos. Tiene varas de medir distintas para cada uno. Sólo Javier Tebas aplica la fórmula y sabe su contenido. Cuando eres un club cómodo y amigo te lo aplica a su forma”.

Luis Oliver señaló la intervención de Tebas en su despido “a Jesús León, desde la Liga le han hecho una leve y sutil insinuación pues todo lo que pase de eso en una conversación telefónica sin importancia, se llama delito. Porque tú no puedes extorsionar a nadie ni decir que despidan a nadie”. Lo que sí dejó claro Luis Oliver es que no tiene “ninguna queja con Luis Oliver, al que tengo un gran cariño a pesar de que me haya despedido. Fue el que echó a los González y el que tuvo valor para venir aquí a arreglar el solar que dejaron estos señores”. Del mismo modo, recalcó que este año, el mejor fichaje será la afición, a la que le pido que esté con el presidente, que llevará a este club a Primera. Es incómodo vivir con la losa de la Liga”.

Finalmente, añadió que “no me quiero ir, y lo hago con toda la pena de mi corazón, por asuntos ajenos al presidente. El milagro de la salvación me ha costado la cabeza. Han salido enemigos y maldad. Las fuerzas del mal no descansan. Por eso hay que darles una bofetada a las fuerzas del mal y conseguir el récord de socios, superar esa barrera de los 16.045 abonados. He hablado mucho con Jesús y puedo asegurar que los González no van a volver mientras Jesús esté vivo”. Del mismo modo, apostilló que “Carlos González está feliz con mi despido, pero todo lo que a ese señor le hace feliz perjudica al Córdoba”.

En su comparecencia, dejó claro que el martes se reunirá con Rafael Berges “para ponerle al corriente de las operaciones en curso, que son del Córdoba, aunque con el límite salarial, algunas de ellas no se podrán llevar a cabo. Entre otras cosas, porque mi criterio deportivo ahora no importa nada. Lo que sí es ilógico es que el límite salarial del Córdoba sea menor que el del Majadahonda, que no tiene ni campo, Es ridículo”.

Jesús Oliver finalizó su comparecencia recibiendo una salva de aplausos de los allí presente, trabajadores y prensa, lo que habla por sí solo de que, aunque también tenga sus cosas, indudablemente, ha calado hondo.